Ser juez o cualquier miembro del Poder Judicial “es una investidura que otorga la responsabilidad de garantizar el acceso a la justicia. Da la oportunidad de transformar la vida de la ciudadanía y de cambiar el rumbo de un país”, afirmó la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Al participar en el primer informe de labores del magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México, Ricardo Sodi Cuellar, la titular de Gobernación y ministra en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), sostuvo que la función judicial permite ser parte de la configuración de un México más justo, más igualitario e incluyente.

“El deber de garantizar el acceso a la justicia ha sido históricamente una tarea muy compleja y complicada y la pandemia se suma a estos retos a enfrentar. No obstante, y a pesar de las adversidades, reconozco la ardua labor de quienes componen este tribunal para no ceder y para cumplir a cabalidad con sus responsabilidades entre las que se encuentra reducir la brecha de impunidad en el Estado de México y acercar a los mexiquenses a la justicia”, sostuvo.

Sánchez Cordero enfatizó que “no puede haber paz sin justicia y ustedes trabajan para garantizarla. La justicia como todos los derechos debe garantizarse en igualdad, debe ser universal y progresiva, sin responder a prejuicios y sin distinciones. Está en sus manos continuar guiándola con verdad, debido proceso y protección amplia a todas y a todos los ciudadanos”.

Finalmente, comentó que la tarea de jueces e integrantes del Poder judicial de los tres niveles de gobierno está construcción y constante evolución, “por esto mismo requiere de un esfuerzo continuo e impostergable”.

jorge.monroy@eleconomista.mx

kg