José Antonio Meade, candidato del PRI-PVEM-Panal a la presidencia de México, perdió la oportunidad de conectar sus ideas y propuestas con los electores. El varias ocasiones secretario de Estado en las carteras de Hacienda, Relaciones Exteriores y Desarrollo Social en dos distintos gobiernos se comportó anoche como un ministro que comparece ante legisladores, más que como un candidato capaz de despertar interés en la audiencia del primer debate presidencial,  

Meade Kuribreña deberá cambiar de estrategia de cara a los siguientes dos debates y para el resto de la misma campaña presidencial, si pretende lograr el voto decisivo el 1 de julio, añadieron analistas políticos entrevistados por el periodista Ciro Gómez Leyva para la cadena Radio Fórmula.

“José Antonio Meade va a tener que cambiar la estrategia. Sigue siendo el secretario de Hacienda frío y muy estructurado. Siente que sigue en una comparecencia ante diputados y eso no emociona", sentenció Pablo Escudero Morales, militante en el Partido Verde Ecologista de México, uno de las tres fuerzas políticas que acompañan a Meade en sus aspiraciones a Los Pinos.

Para el candidato del PRI y también para Andrés Manuel López Obrador los próximos dos debates que restan de cara a la elección presidencial demandarán mayor nivel de exigencia y atraerán más público. Esa serán las oportunidades que los candidatos deberán aprovechar, dijo Roberto Gil Zuarth, luego que Meade no supo conectar con los votantes y López Obrador desperdició tiempo en cómo explicar sus propuestas de gobierno.

Aristóteles Núñez, analista político, sostuvo que Andrés Manuel López Obrador resistió los ataques de sus cuatro adversario que no dejaban de golpearlo a cada momento. “Salió muy bien librado de este debate y eso que lo atacaron todos. Meade perdió una oportunidad de deslindarse (del PRI y del presidente Peña Nieto)”.

Ricardo Anaya, candidato de la combinación PAN-PRD-MC, demostró ser un buen orador; pudo soltar golpes contra sus dos principales oponentes y aparte planteó propuestas, coincidieron los especialistas.

Margarita Zavala demostró un mayor conocimiento de los temas nacionales; sin embargo, ella sufrirá presiones porque decline su candidatura en favor de un tercero, como podría ser José Antonio Meade.

“Es la gran sorpresa del debate, es otra Margarita y ya domina los temas. Va a empezar a tener una gran presión, pidiéndole que se baje porque puede crecer algunos puntos”, añadió Pablo Escudero.