El Consejo General del Instituto Nacional (INE) rechazó una propuesta para usar urnas electrónicas en la consulta popular del 1 de agosto sobre enjuiciamiento a expresidentes de la República.

Durante la sesión del Consejo General de este miércoles, la consejera Carla Humphrey Jordan presentó una adenda a los lineamientos de Consulta Popular aprobados por el INE el pasado 6 de abril, para establecer que se podrá hacer uso de instrumentos de votación electrónica para la consulta popular. Sin embargo, por mayoría de consejeros fue rechazada esta propuesta.

La consejera argumentó necesario el uso de este instrumento electrónico ante la coyuntura presupuestal que enfrenta el INE, debido a que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) no contempló recursos para ese fin en el proyecto presupuestal institucional de este año.

“Si bien es cierto, este Consejo General y la mayoría de las y los consejeros electorales votaron o decidieron porque en esta consulta popular no se utilizaran instrumentos electrónicos de votación, a mí me parece claro, que hay que dejar el presente y además hay que hacerlo porque la propia Ley Federal de Consulta Popular publicada el pasado 19 de mayo de 2021, que si bien no aplica para esta consulta, derivado de un transitorio que hace referencia a las consultas que ya hubieran iniciado, establecen los artículos 53 y 56 expresamente del uso de urna electrónica.

“El artículo 53 señala bajo el sistema de voto electrónico se colmarán los requisitos anteriores pero adecuados a la naturaleza del registro y escrutinio y cómputo de los votos y el 56 establece que cuando el sistema opere mediante voto electrónico, la mesa directiva se cerciorará de que la información hubiera sido transmitida correcta y totalmente a través del dispositivo utilizado y así lo hará constar en actas”, argumentó.

“Es decir, me parece que vamos un poco a contracorriente con lo que se está señalado, particularmente en estas reformas para realizar estos ejercicios de participación de democracia directa y pues además hemos visto también posicionamientos públicos de diversos legisladores, justamente en este sentido, en el sentido de utilizar urnas electrónicas o mecanismos modernos para poder ejercer el derecho al sufragio y que sea respetado”, añadió.

Dijo que tanto la Suprema Corte de Justicia de la Nación como el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación han avalado una el uso de instrumentos electrónicos, como idóneos y seguros para recabar la votación.

El consejero Jaime Rivera recordó que ya se ha usado en 2020 y 2021 un número muy limitado de urnas electrónicas, 94 en las elecciones del año pasado en Hidalgo y Coahuila, y 100 urnas electrónicas en Jalisco y Coahuila para este año.

“Pero hay que recordar que las urnas electrónicas no son dispositivos que para su uso requieran solamente encenderse oprimiendo un botón, están muy lejos de eso. Estos dispositivos electrónicos requieren revisar su buen funcionamiento general, porque el haberse usado una vez o no haberse usado muchas de ellas durante mucho tiempo, pues nos obligan a hacer una prueba de funcionamiento general.

“Por otra parte, tienen que programarse exactamente para el uso y el tipo de opción que tienen que procesar, tienen que programarse para el tipo de actas que tendrían que emitir, etcétera.

“No estarían en posibilidad de someterse a una auditoría, como lo han establecido nuestros lineamientos para los ejercicios anteriores, no hay tiempo ni dinero para hacerlo”, indicó.

jorge.monroy@eleconomista.mx

rrg