El titular del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Ricardo Bucio, advirtió que en el país aumentaron las expresiones racistas, clasistas y homofóbicas en las redes sociales como Facebook y Twitter.

En el marco de la conmemoración de las Víctimas del Holocausto y el homenaje a Gilberto Bosques Saldívar, en el Senado de la República, el funcionario expresó que al día hay entre 25,000 y 35,000 mensajes diarios tan sólo en Twitter que fomentan el odio; mientras que los sectores más discriminados son el indígena, el migrante y la población pobre.

Estos mismos grupos de población que son agredidos en las redes sociales son los que tienen menos acceso a la educación, son los que tienen menos acceso a la seguridad social, los que son más vulnerados por la violencia, los que tienen más dificultad para acceder al empleo. Hay una relación directa entre la desigualdad y sus expresiones. Visibilizarlo, comprenderlo y dialogarlo es indispensable , expresó.

Comentó que durante cuatro meses, el Conapred midió las expresiones en las redes sociales, se revisaron las primeras seis palabras de los mensajes y hubo denostación con las palabras chacha , puto , naco , y mujer , ésta última como expresión denigrante.

La expresión de naco tiene muchas acepciones pero tiene mucho un contenido clasista. Esta palabra se mueve muchísimo (en redes sociales). Naco, gata, asalariado, etcétera; hay una gran cantidad de movimiento y no nada más por los que tienen un nivel socioeconómico alto, es una cultura social que compartimos todos , dijo.

Por otro lado, Salomón Achar, presidente del Comité Central de la Comunidad Judía en México, consideró que los mensajes de odio prevalecen y una prueba de ello son los ataques en Francia, hace tres semanas, a la revisa Charlie Hebdo y a un supermercado kósher, que muestran cómo el extremismo fundamentalista y la intolerancia llevan a la agresión física y al asesinato de aquellos a quienes consideran diferentes e inaceptables.

De igual forma, la senadora Angélica de la Peña llamó a refrendar valores como la tolerancia, igualdad, pluralidad, diversidad de creencias, libertad de expresión, y a rechazar cualquier forma de manifestación de fanatismo y barbarie.

En cuanto a las marchas por el caso Ayotzinapa, Ricardo Bucio dijo que son absolutamente justas, aunque no coincidió con el llamado de algunos manifestantes en torno a no votar en las elecciones de junio.

Expresó que el país tiene una situación en derechos humanos muy compleja y Ayotzinapa y Tlatlaya lo evidencian.

México es un país de derechos humanos legalmente, pero es un país que tiene también sistemas y subsistemas de privilegios en todos lados: el machismo, el clasismo, los caciques locales, los espacios de poder que se están peleando con esta perspectiva , agregó.

tania.rosas@eleconomista.mx