La Ciudad de México detectó, previo al sismo del 19 de septiembre, la necesidad de un mecanismo de control para señalar deficiencias en la aplicación del Reglamento de Construcción para el Distrito Federal ante anomalías en la edificación de inmuebles nuevos.

El gobierno capitalino envió el informe “Modelo para prevenir riesgos de colapsos masivos ante la presencia de movimientos telúricos de gran magnitud” al Senado de la República, mediante el cual da cuenta de la existencia de 260,000 inmuebles que se ubican en situación vulnerable estructural ante sismos.

A través del documento, el gobierno local pormenoriza que para atender la totalidad de estas edificaciones sensibles a movimientos telúricos, se requiere 208 millones de pesos.

Asimismo reporta que las escuelas han sido prioridad de atención. Los resultados obtenidos a la dictaminación de 468 planteles vulnerables ante sismos entre el 2015 y el 2016 muestran que en general requieren mantenimiento urgente, pues la falta de éste ha llegado a dañar los elementos estructurales y por consiguiente se ha afectado su estabilidad.

Para el caso de las Unidades Habitacionales, en el reporte destacan la Lindavista Vallejo y SCT Vallejo, en la delegación Gustavo A. Madero; las unidades habitacionales Amado Nervo,  Zacatenco, Tenochtitlán y Nueva Tenochtitlán, en la delegación Tláhuac.

Asimismo las unidades habitacionales Transportistas, en la delegación Iztapalapa, Nonoalco Tlatelolco, en la delegación Cuauhtémoc, y Jardines de Ceylán, en la delegación Azcapotzalco.

Sobre las construcciones más recientes, reporta que “en años recientes se detectó, a través de estudios de investigación por instituciones de gran prestigio, que diversos proyectos estructurales de nuevas edificaciones presentaban errores en los cálculos, así como anomalía, omisiones y malas interpretaciones en la aplicación del Reglamento de Construcciones”.

Ello, se abunda, confirma la necesidad de crear un mecanismo de control que indicara las deficiencias al aplicar la normatividad y llevar a cabo la corrección respectiva.