El ex presidente mexicano Vicente Fox, que en 2000 rompió la hegemonía de 71 años del PRI, se enfrenta a su propio partido, el PAN, tras señalar que sólo un "milagro" podría mantenerlo en el poder en los comicios de julio y cuestionar la lucha antidrogas del gobierno de Felipe Calderón.

Fox sostuvo el fin de semana que existen "evidencias" de que el candidato del Partido Revolucionario Institucional, Enrique Peña Nieto, se encamina a ganar la elección presidencial del 1 de julio, tras dos gobiernos seguidos del partido Acción Nacional (PAN).

El ex presidente (2000-2006) se refirió a las encuestas que colocan a Peña Nieto con amplia ventaja -en algunas de hasta 25 puntos- sobre la candidata oficialista Josefina Vázquez Mota, mientras que el izquierdista Andrés Manuel López Obrador aparece tercero.

"Mi deseo está con mi partido, con el PAN, con Josefina, pero me da un poco o mucho de preocupación la posición en la que estamos, que terminemos perdiendo el gobierno (...). Sólo una idea milagrosa, una acción verdadera fuera de toda forma rutinaria pudiera cambiar las cosas", dijo Fox a la prensa.

Vázquez Mota, la única candidata que emergió de una elección interna en febrero y que entonces obtuvo un impulso momentáneo en las encuestas, respondió -sin citarlo- a las declaraciones del ex mandatario durante un acto público el domingo en Guadalajara, segunda ciudad del país.

"A quienes dicen que está difícil la victoria (les respondemos) 'Ya ganamos'", dijo.

Estas declaraciones de Fox confirman su distanciamiento de Calderón, señala José Antonio Crespo, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económica (Cide) y autor de varios libros sobre temas electorales.

"La relación nunca fue buena, sobre todo por las críticas a la estrategia antidrogas" del actual presidente, señaló Crespo.

"Esto no es coyuntural, desde hace más de un año Fox se ha convertido en el principal promotor de Peña Nieto fuera del PRI. Pero lo hace para quedar bien con él, para extender su manto de impunidad" a fin de evitar algún posible juicio político ante un eventual regreso del PRI al poder, añadió.

Vázquez Mota era considerada como parte de la corriente de Fox, quien fue su "padrino político" al invitarla a formar parte de su gabinete en la cartera de Desarrollo Social en 2000, subrayó Crespo.

En León (centro), donde Fox está registrado como militante del PAN, el líder partidista local, Arturo Falcón, advirtió que se podría abrir un proceso interno contra el ex presidente.

"Cualquier militante que ventile asuntos que dañen al partido, así lo marcan los estatutos y reglamentos, y no lo haga dentro de los conductos y canales adecuados, puede ser sujeto a una sanción y en este caso está para todos los militantes, miembros activos y adherentes, incluyendo Vicente Fox", dijo Falcón.

El ex mandatario ha sido particularmente crítico con el operativo militar lanzado por Calderón contra los cárteles de las drogas, que ha envuelto a México en una espiral de violencia que deja más de 50,000 muertos desde diciembre de 2006.

Fox reiteró el fin de semana su posición a favor de la legalización de las drogas en un mensaje a los presidentes que participaron en la Cumbre de las Américas que tuvo lugar en Cartagena (Colombia).

Es imperativo "acabar con la guerra y alcanzar la paz" y "terminar con la prohibición de las drogas y pasar a un régimen con leyes, reglamentos, ordenamientos y regulaciones", señala en su mensaje el ex presidente.

En la elección de 2006, Fox -presidente en ejercicio- lanzó durante la campaña polémicas declaraciones criticando al candidato de izquierda López Obrador, derrotado por Calderón por menos de 1% de los votos.

El Tribunal Federal Electoral, la máxima autoridad en la materia, advirtió que la intervención del entonces presidente puso en "riesgo" los comicios y fue un factor que afectó la equidad del proceso.

MIF