El narcotraficante Héctor Luis “El Güero” Palma Salazar fue reaprehendido por agentes de la Fiscalía General de la República (FGR), luego de ser absuelto de los delitos de delincuencia organizada en su hipótesis de delitos contra la salud. La Fiscalía lo mantendrá retenido por 48 horas mientras realiza consultas sobre posibles actos adicionales denunciados en su contra en México o el extranjero.

Palma Salazar fue liberado la madrugada de este martes 4 de mayo del penal federal del Altiplano, ubicado en Almoloya, estado de México, y de inmediato fue reaprehendido por agentes del Ministerio Público federal, quienes lo trasladaron a instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

La Fiscalía retomó una indagatoria que inició en 2016 la entonces PGR, cuando Palma Salazar fue extraditado a México. Dicho expediente fue integrado aquel entonces por la Procuraduría para que el fundador del Cártel de Sinaloa, junto con Joaquín “El Chapo” Salazar, no fuera liberado una vez que fuera entregado a México. La acusación contra “El Güero” Palma es por un doble homicidio cometido en mayo de 1995 en contra de Antonio Contreras, subcomandante de la Policía Judicial de Nayarit, y su jefe de escoltas, Jesús Cruz Guerrero.

La FGR pretende solicitar dentro de las próximas horas a un juez el arraigo contra Palma Salazar, en caso de que ninguna fiscalía del país o agencia extranjera externe tener algún procedimiento penal en contra del narcotraficante.

La mañana de este martes, en su conferencia de prensa en Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que la FGR encontró un expediente contra Héctor Luis “El Güero” Palma Salazar, e indicó que estaba a horas de solicitar el arraigo.

“Al parecer la fiscalía encontró alguna denuncia no aclarada y solicitó al Poder Judicial un tiempo de arraigo para que se ventile todo este asunto.

“Da tiempo también para que autoridades de otros países puedan informar si no hay procesos de extradición y todas las autoridades puedan informar si no hay carpetas de investigación pendientes. Si pasa ese tiempo y no hay ninguna acusación pendiente, entonces sí se procedería, porque esto es un mandato de ley a otorgarle la libertad; pero si hay, si existe algo pendiente, no se podría otorgar la libertad, el Poder Judicial tendría que atender este asunto. Ya está en manos de la Fiscalía General de la República”, sostuvo.

jorge.monroy@eleconomista.mx

kg