Las facultades, preparatorias, colegios y escuelas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se encontrarán en paro de actividades hasta el próximo viernes tras una serie de exigencias entorno a la seguridad estudiantil y esclarecimiento de los actos de violencia ocurridos el pasado lunes por grupos porriles. 

La serie de eventos que dio pie a una mega marcha este miércoles a la Rectoría de la UNAM, en Ciudad Universitaria, comenzó el pasado 27 de agosto ya que un grupo de estudiantes se manifestó en las oficinas administrativas del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) Azcapotzalco para exigir la asignación total de profesores para cada grupo existente; mantenimiento de las instalaciones; la utilización de cualquier espacio de la fachada del plantel para expresar cualquier homenaje o crítica a manera de murales y la renuncia de la directora del plantel, María Guadalupe Patricia Márquez Cárdenas, pues acusaron que sin consulta a la comunidad quitaron murales de manera autoritaria.

Ante las exigencias los más de 12, 000 alumnos estuvieron cuatro días consecutivos en un paro de actividades en las instalaciones; el 29 de ese mes se suscitó un enfrentamiento de un grupo que agredió a jóvenes de Escuela Nacional Preparatoria (ENP) 5 de la UNAM en apoyo al paro de labores del CCH Azcapotzalco.

Posteriormente, la Dirección General de los CCH en un comunicado de prensa, el 30 de agosto, anunció que Márquez Cárdenas renunció, nombrando a Benjamín Barajas Sánchez, quien era el director general del Colegio de Ciencias y Humanidades pero un día después se volvió a cambiar de director. 

Andrés Francisco Palacios Meza, profesor de la UNAM, tomo el puesto de director del CCH- Azcapotzalco. Ante la inconformidad de los alumnos convocaron una marcha para el lunes 3 de septiembre, misma que partió del parque La Bombilla y llegaría a la explanada de la Rectoría de la UNAM.

Tal como se planeó, un grupo de estudiantes marchó desde avenida Insurgentes. En ese lugar, se unieron estudiantes del CCH Oriente, quienes gritaban consignas para exigir justicia para Miranda Mendoza, una estudiante que fue secuestrada y asesinada el pasado 20 de agosto.

Durante la marcha un grupo de  “porros”, que usaban jerseys con el escudo de la UNAM, aparecieron y comenzaron a lanzar piedras, palos y petardos a los estudiantes. Hasta el momento fueron identificados 18 alumnos que fueron dados de baja

Por lo anterior, los jóvenes estudiantes han realizado paros para exigir la renuncia de directivos y encargados de la seguridad en Ciudad Universitaria; la desaparición y extinción de grupos porriles; la asignación total de profesores para cada grupo existente, en el caso de CCH, así como erradicar cualquier acto de violencia que suceda en la máxima casa de estudios del país.

abr