A dos años de distancia del sismo del 19 de septiembre, no hay datos fiables sobre las escuelas dañadas por el movimiento telúrico y sus procesos de reconstrucción, alertó el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

“No ha sido posible tener un listado oficial que incluya todas las escuelas afectadas y que coincida en la catalogación del nivel de daño y los recursos asignados a cada una. La falta de un diagnóstico certero de los daños dificultó asignar de manera eficiente los recursos para todos los planteles. Sin datos confiables de avance, no se han podido reforzar los esfuerzos donde se necesitan para que los alumnos regresen a sus aulas 24 meses después de los desastres”, indicó el Imco mediante una nota de prensa.

Con motivo de la conmemoración del sismo del 2017, la organización civil refirió que hasta hoy en día las cifras registradas por el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed), dependiente de la Secretaría de Educación Pública, no concuerdan con los datos registrados por los estados del país en cuanto a las escuelas afectadas.

“Las discrepancias más alarmantes en la información pública ocurren entre los datos de las autoridades federales y los gobiernos estatales. Estas inconsistencias reflejan los obstáculos para la coordinación entre los responsables. La falta de un diagnóstico inicial confiable y de datos de seguimiento a las obras son factores que pueden explicar el insuficiente avance en atender a todas las escuelas afectadas”, indicó.

El Imco ejemplificó estas deficiencias con la escuela primaria Justo Sierra, ubicada en San Francisco Telixtlahuaca, en el estado de Oaxaca, cuyo gobierno tiene registrado que se le asignaron 3.3 millones de pesos para su reconstrucción; sin embargo, en el listado del Inifed no aparece dicho centro educativo.

Otro caso anómalo que documentó el Imco es el de la escuela México Tenochtitlán, ubicada en la Ciudad de México, que de acuerdo con el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa, en el turno matutino está catalogada como con daño grave, pero en el mismo inmueble, en el turno vespertino, el daño de la escuela está catalogado como menor.

En total, puntualizó la organización, son 437 inmuebles cuya catalogación de daño no coincide entre fuentes federales y estatales.

El Imco puntualizó que algunas de las escuelas dañadas por el sismo fueron incluidas en el programa de la administración de Enrique Peña Nieto denominado como Escuelas al Cien, de las cuales tampoco se tiene registros confiables.

“En 50% de los 5,411 inmuebles asignados al programa Escuelas al Cien no se tiene información sobre el ejercicio de los 2,318 millones que les fueron programados”.

De acuerdo con un conteo realizado por el Instituto Mexicano, 19,139 escuelas resultaron dañadas por el sismo del 2017 y éstas daban atención a 5 millones de estudiantes.

De ellas, destacó, 1,048 planteles, con una matrícula de 404,000 alumnos, no han recibido atención hasta ahora.

Mientras que otro 32%, es decir, más de 6,000 planteles en el país que dan atención a unos 853,000 alumnos, mantiene hasta hoy en día procesos de reconstrucción, precisó la organización social.

[email protected]