El presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Juan Silva Meza, señaló que el Poder Judicial de la Federación no permitirá que se restrinja o vulnere el nuevo orden constitucional que exige a todas las autoridades hacer valer los derechos humanos.

" En estos temas no habrá regresión, habrá expansión", advirtió durante la ceremonia en la que rindió su Segundo Informe como presidente del máximo tribunal del país.

En su discurso destacó que las reformas en materia de derechos humanos concretadas este año, ya son patrimonio de todos los mexicanos y que el Poder Judicial no permitirá que sea restringido ni vulnerado este nuevo orden constitucional.

Ante los presidentes de la República, Enrique Peña Nieto; de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Francisco Arroyo Vieira, y del Senado de la República, Ernesto Cordero Arroyo, recordó que hace un año se emitieron reformas constitucionales históricas en materia de amparo y derechos humanos.

Añadió que esas reformas, aunadas a la reforma constitucional en materia penal cambiaron el rostro del sistema jurídico mexicano y de todo el sistema de impartición de justicia.

"El 9 de agosto de este año se emitió una profunda reforma política, cuya fase inicial apenas entrevemos y que también genera nuevas atribuciones y nuevas responsabilidades para la Suprema Corte de Justicia de la Nación", agregó.

Con esas reformas, se puede decir que las normas constitucionales que regirán el desarrollo de la Décima Época Jurisdiccional ponen en el centro de las actividades del Estado el total y absoluto respeto a las libertades y a los derechos de las personas.

El también presidente del Consejo de la Judicatura Federal hizo un llamado a los Poderes de la Unión para concluir el proceso legislativo de la nueva Ley de Amparo, la cual permite movilizar en forma armónica el sistema federal de impartición de justicia.

Refirió que durante los dos primeros años de su presidencia se han impuesto sanciones a servidores públicos adscritos a órganos jurisdiccionales y administrativos, de las que resultaron destituidos cuatro jueces de distrito, inhabilitado, un magistrado de circuito y suspendidos cinco magistrados más.

Silva Meza aseveró que existe el compromiso de mantener más vigilancia, pero "no toleraremos que por unos cuantos se desprestigie el trabajo de todo el Poder Judicial de la Federación. Nosotros, la inmensa mayoría, no somos así y no los queremos con nosotros".

mac