El aseguramiento de fentanilo ha ido al alza en los últimos años, según muestran cifras de la Fiscalía General de la República (FGR).

De acuerdo con la fiscalía, en el 2019 se aseguraron 74 kilos de fentanilo en el país; para el 2020 —año del inicio de la pandemia de Covid-19— se aseguraron 231 kilogramos. Es decir, de un año hubo un aumento de 212 por ciento.

A su vez para este 2021, entre enero y abril pasado, la FGR registró el aseguramiento de 157 kilos de fentanilo, lo que equivale a que en el primer cuatrimestre se han asegurado el 68% de todo lo asegurado el año pasado.

Fue en el 2017 cuando las autoridades estadounidenses alertaron que los cárteles mexicanos como el Cártel Jalisco Nueva Generación y el Cártel de Sinaloa comenzaban traficar con la droga de origen sintético y la cual en un inicio llegaba a la Unión Americana desde China.

De acuerdo con la Administración de Control de Drogas (DEA por su sigla en inglés) de Estados Unidos, es el Cártel de Sinaloa el que controla la mayor parte del tráfico de fentanilo en el vecino del norte.

La Oficina contra la Droga y el Delito de Naciones Unidas ha alertado en sus informes sobre consumo de drogas de los últimos años un aumento del uso de fentanilo acompañado de una mayor producción por parte de los cárteles mexicanos.

Disputas entre el crimen

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que la violencia generada en Zacatecas, Sonora, Baja California y Michoacán se debe por disputas de cárteles por el tráfico de fentanilo.

“Se están enfrentado dos grupos, por eso la violencia en Sonora, Baja California, Zacatecas, Michoacán, y el otro hecho es la introducción del fentanilo, de esta droga que se trae de Asia y que se está comercializando a precios más rentables que las drogas tradicionales con un daño mucho mayor para que se sepa puede causar la vida de un joven en apenas seis meses.

“Y tenemos un plan para eso, que inició desde que tomamos la decisión que no entendieron en su momento (...)  de entregar los puertos a la Secretaría de Marina para controlar la entrada de droga, de contrabando, pero sobre todo de fentanilo”, planteó.

El titular del Ejecutivo federal añadió que su gobierno tiene un plan para combatir al crimen organizado.

“Sí hay ahora inteligencia, que no espionaje, para enfrentar a las organizaciones criminales, porque muchas veces resulta mejor la inteligencia que la fuerza. Entonces sí estamos actuando y vamos a seguir actuando. No hay relaciones de complicidad con nadie, con ningún grupo de interés creado ni con la delincuencia de cuello blanco, no hay ningún acuerdo con las mafias. Yo estoy aquí porque lo decidió el pueblo, no llegué aquí para representar a ningún grupo creado”, afirmó.

politica@eleconomista.mx