En México, los niños con discapacidades cognitivas y de comunicación son quienes menos acceden a la educación, según datos arrojados por el último Censo de Población y Vivienda del Inegi.

De acuerdo con las estadísticas recogidas en el 2010; 60.5% de la población con discapacidad intelectual de entre seis y 14 años no sabe leer y escribir. El porcentaje se acentúa más en el caso de las mujeres, quienes presentan un analfabetismo más alto que los hombres, esto es 28.5 frente a 20.8%, respectivamente.

En diciembre del 2011, la ONU designó el 21 de marzo como Día Mundial del Síndrome de Down, con la finalidad de destacar la autonomía e independencia de las personas con dicha discapacidad intelectual.

Es de mencionar que en el 2014, el Comité de los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU llamó al Estado mexicano a reconocer en su legislación y políticas un sistema de educación inclusiva en todos los niveles de la educación.

Además, a adoptar medidas para asegurar la escolarización de todos los niños y niñas con discapacidad.

Por otro lado, en junio del 2015, el Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas urgió al Estado para que, a la luz de su Observación General No. 9 (2006) sobre los derechos de niñas y niños con discapacidad, asuma plenamente su responsabilidad de garantizar todos los derechos de estos menores.

En el marco del Día Mundial del Síndrome de Down, la CDHDF urgió al Estado mexicano a avanzar en la creación de políticas públicas en materia de educación inclusiva pensadas con un enfoque de derechos humanos.