Este domingo 1 de abril entrará en vigor el cambio de Horario de Verano (HV) en la República Mexicana, por lo que se recuerda a la población que antes de irse a dormir el sábado 31 de marzo, se adelanten una hora los relojes, para que al día siguiente inicien sus actividades con el nuevo horario.

Esta medida que se aplica en México desde 1996, con excepción en los estados de Sonora y Quintana Roo, inicia el primer domingo de abril y concluye el último domingo de octubre, periodo en el que se registra una mayor insolación en el país, por lo que al adelantar una hora el reloj, se reduce el consumo de energía diario durante este periodo de máxima demanda de electricidad.

Estudios del Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE), con la participación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), y del Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias (INEEL), revelan que la aplicación del Horario de Verano en el 2017, se generó un ahorro en consumo de 885.70 gigawatts hora (GWh), equivalente al consumo de 7.78 millones de lámparas fluorescentes compactas autobalastradas encendidas durante un año las 24 horas del día.

Asimismo, el ahorro de energía obtenido en el HV 2017 sería suficiente para abastecer el consumo de 571 mil casas habitación durante todo un año, con un consumo promedio de 258 kilowatt hora al bimestre (kWh/bimestre).

En tanto, la contribución económica por la implementación del HV 2017 se estima en mil 311 millones de pesos, al considerar un costo medio de la energía eléctrica de 1.4805 pesos por kilowatt hora para los usuarios domésticos.

Finalmente, con el Horario de Verano 2017, se evitó el consumo de energía primaria equivalente a 1.13 millones de barriles de petróleo, estableció la Secretaría de Energía.

kgarcia@eleconomista.com.mx