En México los esquemas neocorporativos de control sobre la fuerza laboral continuarán en detrimento de la calidad de vida de la población trabajadora y de nuevas formas de organización sindical que se sustente en formas creíbles y aceptables de libertad sindical, consideran los académicos Luis Humberto Méndez y Berrueta y José Othón Quiroz Trejo.

En un análisis denominado “Algunas reflexiones analíticas sobre el sindicalismo en el México neoliberal (1983-2018)”, publicado en marzo de 2019 en la revista El Cotidiano, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Azcapotzalco, señalan que “hoy nos resulta imposible comprender con mediana claridad si el proyecto lopezobradorista de la Cuarta Transformación comprende cuestiones de fondo como el impulso a la libertad sindical, o si desde los mismos trabajadores esta nueva gran empresa vuelve a germinar (…) entender una transformación política como la que discursivamente anuncia AMLO supone una ruptura categórica con el orden constitucional vigente, lo cual de momento no se advierte”.

En el documento explican que en el país existen tres pilares que articulan la estructura corporativa sindical: un neocorporativismo tradicional integrado por las viejas centrales obreras oficialistas; un neocorporativismo de concertación, compuesto por los sindicatos de industria o de servicios y un neocorporativismo neutro de vieja data, que si bien no tiene pasado oficialista, tampoco tiene un origen independiente.

De acuerdo con los académicos, en el corporativismo tradicional están las organizaciones gremiales que durante el régimen del nacionalismo revolucionario en México (priista), tuvieron un “pacto de hierro” con el Estado.

En tanto, en el conjunto del neocorporativismo de concertación se incluyen a los sindicatos de industria y servicios que, entre 1970 y 2000, constituyeron, con un alto grado de heterogeneidad, la llamada insurgencia sindical o sindicalismo independiente.

En el tercer conjunto, al que llaman el neocorporativismo neutro señalan concretamente a los sindicatos blancos con una acción sindical casi nula. 

[email protected]