Cada candidato presidencial tiene un pequeño círculo para la campaña. Algunos han sido sus colaboradores en otras tareas, otros tantos son hombres con experiencia política que han trabajado para otros cuadros del partido o para quienes compitieron contra ellos por la candidatura presidencial.

Los hombres de campaña tienen tareas específicas: coordinar los esfuerzos conjuntos o por región; reforzar los vínculos con sectores, como el político o el empresarial; aquellos que organizan la logística de la campaña, o quienes llevan la relación con los medios de comunicación.

El candidato nunca debe guiar su propia campaña aunque posea amplia experiencia y talento político y electoral , es la regla número cuatro que plantea Ricardo Homs, autor del libro Las 28 reglas de oro de la estrategia electoral.

El experto en Marketing Político explica en su libro (Porrúa, 2011) que también es importante contar con la asesoría de expertos que no sean parte del partido ni amigos o simpatizantes del candidato con el fin de contar con una valoración más objetiva de oportunidades y riesgos para, con base en ello, tomar mejores decisiones.

GABRIEL QUADRI, UN INICIO ATROPELLADO

Desde que el PRI rompió su alianza con el Panal, esta fuerza política tuvo que reorganizar su estrategia y comenzar de cero.

En la semana de arranque, la comunicación con los medios ha sido atropellada. La agenda de actividades de Gabriel Quadri se envía la noche anterior, sin importar adónde sea el mitin del día siguiente.

Luciano Quadri, hijo del candidato, funge como coordinador de la agenda, secretario particular y coordinador de asesores de la campaña; reconoce que sacar adelante un trabajo de promoción de plataformas es una actividad compleja que otros partidos llevan hasta seis años haciendo.

El equipo directo de Gabriel Quadri es reducido en comparación con el de sus contrincantes. El staff lo integran cinco personas, 10 si se incluye al equipo ampliado, afirmó Luciano.

En la organización interna, Luciano comentó que todo ha salido según lo planeado, aunque la agenda informativa no llega a tiempo a los medios. Por otro lado, el Estado Mayor, encargado de cuidar al candidato, ha representado un reto para la coordinación de actividades.

Luciano Quadri dijo que evitarán actos masivos y se concentrarán en universidades, tendrán un acto central mayor y uno final, nada más. (Con información de Ana Langner)

APR