El presidente Andrés Manuel López Obrador expresó su pesar por el fallecimiento de 66 personas, hasta el momento en los hechos de Hidalgo. Calificó como dolorosa la situación, e indicó que seguirá adelante su plan de combate al robo de combustible.

Obrador anunció que suspenderá la gira que tenía prevista para este sábado y domingo en Guanajuato y Jalisco para atender la emergencia.

“Nosotros vamos a continuar con este plan. Si no, no estaríamos cumpliendo con nuestra responsabilidad. No vamos nosotros a hacer indolentes ni omisos, como ha sucedido. Todo esto es muy doloroso, pero también muy aleccionador para que, entre todos, como lo hemos venido haciendo, resolvamos el problema”, afirmó.

En conferencia de prensa extraordinaria en Palacio Nacional por los hechos ocurridos, el Primer Mandatario expresó su pesar por las muertes ocurridas y las personas lesionadas.

“Estamos consternados por estos hechos, por esta tragedia y queremos, antes que nada, ofrecer nuestro más sentido pésame a los familiares de las víctimas.

“Informar a los familiares de las víctimas que todo el gobierno está con ellos, que de manera sincera nos entristece lo sucedido. También, comentar a los familiares, transmitir a los familiares de los heridos que estamos dando atención especial en hospitales, que se está buscando salvar vidas, que eso es ahora para nosotros lo más importante, el que no se presenten más decesos, fallecimientos”, refirió.

El presidente manifestó que el gobierno no reprimirá a las personas que, por necesidad o falta de información, recurren a la práctica del huachicoleo.

“Nosotros no vamos a apagar el fuego con el fuego. No vamos a enfrentar la violencia con la violencia. No se puede enfrentar el mal con el mal, eso está demostrado, eso no es solución. El mal hay que enfrentarlo haciendo el bien.

“Por eso, la decisión que se ha tomado en este caso y en todo lo que tiene que ver con la política de seguridad es atender, primero, las causas que originan los hechos ilícitos”, destacó.

En su oportunidad en esta conferencia, el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, informó que fue a las 16:50 horas de este viernes que el Gobierno del estado informó a las autoridades federales de una fuga ilegal en la comunidad Tlahuelilpan, y después de las 17:00 horas se presentaron las Fuerzas Armadas. Indicó que por la presión del ducto, se empezó a soltar hidrocarburo a chorros, por lo que cientos de personas se arremolinaron para recoger con bidones la gasolina, y luego sucedió la explosión.

Informó que, al momento, hay 66 personas fallecidas y 76 heridas. Afirmó que la forma de respetar la memoria de las víctimas será llegar a la verdad de lo que ocurrió. Abundó que hay coordinación entre todos los órdenes de gobierno para la atención a los heridos.

El director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, explicó que cerca de las 17:00 horas de este viernes se presentaron 25 elementos el protocolo de seguridad indica que cuando se detecta una fuga en un ducto, se cierra la válvula. Aseveró que el ducto estaba suspendido desde el 23 de diciembre y en proceso de empaque para iniciar operaciones. Se abrió nuevamente, pero estaba bajo vigilancia, porque lo que la operación se detuvo cuatro veces antes de la fuga. El presidente Obrador precisó que las válvulas fueron cerradas a tiempo, pero aún quedaba combustible en el ducto Tuxpan-Tula, hecho por el cual se tardó en sofocar el incendio.