El Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sobreseyó la acción de inconstitucionalidad presentada por diputados locales del Estado de México en contra la ley que regula el uso de la fuerza pública, conocida como Ley Atenco.

Por una votación de seis a cinco, se decidió que los 51 legisladores mexiquenses, que constituyen 68% de ese cuerpo legislativo, son mayoría y bien pudieron derogar, modificar o reformar la norma impugnada.

En la resolución se asentó que los legisladores estaban facultados para formular una iniciativa que pudiera culminar con la derogación, modificación o reforma de la norma cuya invalidez plantean en este asunto.

Se consideró que la intención del Constituyente Permanente, al establecer la acción de inconstitucionalidad en la Constitución, para el caso de las legislaturas locales, fue prever una vía para que las minorías legislativas puedan lograr que las normas establecidas por las mayorías se contrasten con la Carta Magna, a fin de ser consideradas válidas y se dejó claro que por minorías deberá entenderse aquellas que tienen 33% como base.

Será este jueves cuando los ministros discutirán otras dos acciones de inconstitucionalidad promovidas por la CNDH y la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México.