La renuncia de Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, el pasado 1 de octubre, al cargo de coordinador de programas federales en Guerrero para buscar la candidatura de Morena al gobierno estatal confirmó las sospechas del PAN, PRI, Movimiento Ciudadano y PRD: que los llamados superdelegados buscarían candidaturas a gobernador.

Las críticas de la oposición aparecieron apenas el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció, al inicio de su mandato, la designación de un coordinador general de programas sociales en cada uno de los 32 estados del país.

En el 2021 se disputarán 15 gubernaturas y los coordinadores federales en Baja California, Baja California Sur, Campeche, Chihuahua, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas son mencionados en sus respectivos estados como aspirantes a gobernadores, aunque no todos tendrían posibilidades de contender.

Debido a que están bajo el mando de Gabriel García Hernández, coordinador general de Programas para el Desarrollo, los delegados estatales que busquen la gubernatura de sus estados natales tendrían que llevar su aval.

A la fecha, de los coordinadores federales con intenciones de ser mandatarios estatales solamente Sandoval Ballesteros, hermano de la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, y quien peleará la candidatura de Morena al gobierno de Guerrero con el senador Félix Salgado Macedonio, ya separado de su escaño, ha renunciado al cargo.

Cabe mencionar que el 30 de octubre próximo vence el plazo que estableció López Obrador para que todo funcionario de su gobierno que pretenda contender por algún puesto de elección en los comicios del 2021, renuncie al cargo, según lo que el mismo presidente dijo en su conferencia matutina el pasado 23 de septiembre.

Ante ello, restarían unos 10 días a los coordinadores con aspiraciones de gobernador para acatar la orden del presidente de la República.

La ley electoral establece, por su parte, que quienes buscan una gubernatura deben dejar el cargo seis meses antes de los comicios; para las elecciones del 6 de junio del 2021, el plazo vencerá el 6 de diciembre próximo.

Denuncias

En julio pasado, Amílcar Sandoval Ballesteros, quien en el 2015 contendió por la gubernatura de Guerrero por Morena y quedó en tercer lugar, fue denunciado por el diputado federal morenista, Rubén Cayetano, ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) por supuestamente hacer uso de programas sociales con fines electorales y de promoción personal.

Ese mismo mes, y por las mismas razones, Cayetano interpuso una ampliación de la denuncia que presentó en marzo pasado en contra de su correligionario en la Secretaría de la Función Pública, que encabeza la hermana del denunciado, a quien pidió excusarse de la investigación correspondiente.

El caso de Baja California

Sucesor de Jaime Bonilla como coordinador estatal de programas federales, Jesús Alejandro Ruiz Uribe intentaría seguir el ejemplo del hoy mandatario bajacaliforniano.

“Obviamente a cualquiera le gustaría representar a su estado, pero hay muchas circunstancias que muchas veces son ajenas a uno mismo”, dijo, en agosto pasado, ante la pregunta concreta de si intentará ser gobernador de la entidad por Morena.

Otros de los aspirantes a la candidatura morenista al gobierno de Baja California son: Marina del Pilar Ávila Olmeda, alcaldesa de Mexicali, y Mario Escobedo, secretario de Economía Sustentable y Turismo en el estado.

Otro caso de una posible candidatura de un delegado, es la del expresidente de Morena en Baja California Sur, hoy coordinador de programas federales en la entidad, Víctor Manuel Castro Cosío, quien dejaría su cargo próximamente para postularse, de nuevo, a gobernador; una contienda que no ganó en el 2015.

La misma ruta seguirían la diputada federal con licencia Indira Vizcaíno Silva, el empresario Manuel Peraza Segovia, la expanista y consejera nacional de Morena Blanca Judith Díaz Delgado y la excandidata a gobernadora Lorena Cuéllar, coordinadores federales en Colima, Nayarit, Nuevo León y Tlaxcala, respectivamente.