No hay por qué las autoridades estatales se puedan sentir desplazadas por los delegados especiales del gobierno federal en las entidades federativas del país, aseveró Joaquín Díaz Mena.

En entrevista con El Economista, el delegado especial de Programas Integrales de Desarrollo de la Presidencia de la República dijo: “No hay donde, porque cada quien tiene un ámbito de acción; no hay donde se sientan desplazados porque no intervenimos en temas que le corresponden al estado”.

El funcionario del gobierno federal aseguró que los delegados están en total colaboración y coordinación con las otras instancias de gobierno.

Explicó que la instrucción del gobierno federal a los delegados especiales es establecer relaciones de total colaboración con el gobernador y autoridades locales.

“(La instrucción) es estar con la mano extendida con el gobernador, Mauricio Vila para sumar esfuerzos y poder hacer todo lo posible para que vengan más beneficios a Yucatán”.

El político yucateco expuso que, por lo que respecta al tema federal, los delegados federales estarán para colaborar.

Dijo que todos los programas implementados por el gobierno de la República van encaminados para que sean atendidos primero los más pobres, pero, en términos generales, se dará atención a todos los sectores de la población.

En ese sentido reiteró que en este gobierno no sólo van a tener apoyos del gobierno federal los adultos mayores, sino también los jóvenes sin trabajo, las mujeres que quieren abrir un negocio, las personas con alguna discapacidad, los ganaderos y agricultores.

Destacó que todos los sectores sociales y productivos están contemplados en los programas del gobierno de la República y la forma de llevar los beneficios es implementar políticas públicas de carácter transversal, en coordinación con los gobiernos estatales y municipales.

El objetivo es que lleguen los recursos a la gente que más lo necesite, abundó.

Comentó que, en el caso de Yucatán, hay muy buenas condiciones para entablar una buena relación de trabajo tanto con el gobernador como con los alcaldes.

Comentó que ya se reunió con el mandatario, así como con los 106 presidentes municipales, que se sumaron ya a los trabajos del censo de bienestar para llegar a todos los rincones del estado.

Mencionó que en ese trabajo en específico el objetivo fue que no quedara ninguna casa por censar y para lograrlo fue muy importante la colaboración de las autoridades de los ayuntamientos.

Díaz Mena destacó que, en la medida de que haya colaboración entre los delegados y los gobernadores, se logren beneficios para los estados, se avanzará a una mejor integración.

Más allá de partidos o de colores, lo que el presidente López Obrador nos ha indicado es que estemos cerca de los ciudadanos representándolo a él para hacerle sentir a la gente que valió la pena apoyarlo y que esa cuarta transformación se sienta de manera directa, sin intermediarios, de manera diferente de llegar a la gente casa por casa.

La figura ya se entendió

Consideró que, a pesar de que apenas está iniciando el gobierno federal, ha sido entendida ya la figura que representan los nuevos delegados federales.

La gente lo ve como un ahorro de recursos importante, porque de haber 50 o 60 delegados federales, ahora sólo hay uno, lo cual significa un ahorro de dinero.

En ese tenor, mencionó que ahora viene un ahorro de recursos económicos del aparato burocrático nacional porque se estará buscando constantemente la forma de ahorrar tanto en sueldos innecesarios como en procesos que habrán de mejorar.

El yucateco expuso que la clave del éxito de la figura de coordinadores estatales es hacer equipo con el gobernador y los presidentes municipales sobre todo que ahora se tiene la intención de denotar económicamente el sureste con proyectos puntuales como el Tren Maya que va a llevar desarrollo a donde ahora no lo hay, y de salud mediante una estrategia de colaboración del gobierno federal con ocho gobiernos de estados del sureste.

[email protected]