Es improcedente la ruptura del pacto federal, pero sí es viable el replanteamiento de la distribución fiscal a los estados por parte de la Federación, coincidieron César Astudillo Reyes, Alberto del Castillo del Valle y Pablo Hernández Gaona.

“El rompimiento del pacto federal no es procedente, entendido como la independización de ciertas entidades federativas. No es viable desde el punto de vista jurídico, y políticamente lo veo muy cuesta arriba. Replantear algunos de los elementos que forman parte del pacto federal sí me parece procedente”, afirmó Astudillo Reyes, especialista en derecho constitucional.

Consultado sobre el diferendo entre diez gobernadores del PAN, PRI y PRD que conforman la autonombrada Alianza Federalista y el presidente Andrés Manuel López Obrador, el jurista Del Castillo del Valle consideró que el rompimiento del pacto federal “no es procedente, desde la perspectiva de una decisión tan unilateral”. Se requeriría forzosamente, precisó, de una reforma constitucional.

“La propuesta que hacen (los gobernadores de oposición) podría cuajar en el momento en que la gran mayoría de las personas, en las consultas a las que el presidente propone vayan, den la pauta a que haya esa reforma constitucional”, explicó.

Para Pablo Hernández Gaona, especialista también en derecho constitucional, “hablar de una ruptura federal significaría desvincularse de México y crear otro país. Sería gravísima esa situación. A los diez estados no les convendría separarse de México. Sí puede ser desde el punto de vista fiscal”.

Al comentar que los propios gobernadores opositores al régimen federal “ya salieron a decir que no están buscando independizarse del país”, Astudillo Reyes dijo que se debe distinguir entre romper con la Federación y buscar un nuevo acuerdo sobre uno de los temas clave del orden federal, como es el tema no solamente de la distribución competencial sino también de la asignación de recursos para poder cumplir con esas competencias.

“Eso es un tema sumamente complejo que, en el mediano y largo plazo, no lo veo posible. Lo que sí veo es replantear algunas de las bases que articulan a la Federación. Una de ellas es la parte de la discusión competencial y de la distribución de los recursos para cumplir con esas atribuciones.

“Sí es procedente que ellos (los gobernadores de la Alianza) pidan un replanteamiento, por ejemplo, del sistema fiscal, pero no veo procedente que se pueda romper con la Federación. No es que al rato se puede crear la República de Jalisco y la República de Tamaulipas. Eso yo lo veo, francamente, muy poco probable desde la perspectiva del orden constitucional”.

Y el orden constitucional tiene garantías para el mantenimiento de la unidad del Estado mexicano, expresó.

Los tres especialistas en derecho coincidieron también en que no se resolverá pronto el problema del pacto fiscal porque, además de que el debate en la materia ya lleva mucho tiempo, es inoportuno en el contexto de la disputa electoral del 2021.

El tema del federalismo fiscal se ha buscado revisar y volver a regular desde hace muchos sexenios, recordó Astudillo Reyes. “No es nuevo. Sí hay un federalismo fiscal desequilibrado, que ni es equitativo para los que más dan ni es solidario con los que menos dan, pero necesitan también de apoyos para salir adelante.

“Es la gran distinción que hay entre el norte y el sur del país y entre el centro de la República”.

Se deben replantear las bases a partir de dos premisas: equidad y solidaridad, sugirió, aunque estimó que para “hacerse bien” llevará tiempo. “Ya está el tiempo muy, muy comprometido. Ahora, los estados deben luchar por tratar de que se les trate adecuadamente, desde la perspectiva de los recursos que tienen”.

A pregunta específica sobre si hay posibilidades reales de discutir próximamente el tema fiscal, Del Castillo del Valle dijo que lo ve difícil. “No sólo para este año, sino también para el próximo” por la conformación actual del Congreso de la Unión.

“Los diputados federales y senadores son afines al presidente... Están cooptados por el presidente. Manda sobre ellos y eso hace que no se respeten las reglas del juego”.

Propuso que López Obrador “se siente con todos los gobernadores para trabajar en un proyecto que beneficie al país en general; sin colores partidistas”.

Hernández Gaona recomendó a los gobernadores de la Alianza Federalista recurrir a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para que los ministros diriman en torno a si hay o no equidad en la distribución de los recursos que la Federación les entrega.

“Dicen que no existe equidad entre lo que mandan a la Federación y lo que reciben a cambio. Quien lo tendría que dirimir es la Corte. Desde el punto de vista jurídico tendrían que llevar el tema a la Corte para que resuelva si hay o no equidad”.

En su opinión, lo que urge es una verdadera fiscalización para saber exactamente en qué se gastan los recursos federales y estatales, y a partir de ahí decidir la nueva distribución.

Entregarán Cuenta Pública del 2019

La Auditoría Superior de la Federación se alista para entregar mañana la primera fiscalización realizada al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador; sin embargo, llega con retrasos, advirtieron expertos.

Al presentar el informe “La ASF y la fiscalización superior en tiempos de mayorías”, de México Evalúa y la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey, se documentó que los primeros resultados de la Cuenta Pública del 2019, a entregarse este viernes, se contemplan 29% menos auditorías que el año pasado. El análisis se basa en el Programa Anual de Auditorías de la propia ASF. Se señaló, asimismo, que sólo una de cada cuatro auditorías se hizo al gobierno federal. (Maritza Pérez)

rolando.ramos@eleconomista.mx