El nombramiento de un nuevo dirigente del PRI en el Distrito Federal está ahora en manos de Humberto Moreira. Si bien se puede reponer el procedimiento -tras el fallo del fin de semana del Tribunal Electoral capitalino que invalidó la convocatoria-, está la posibilidad de que designe a un delegado especial.

El viernes pasado, los integrantes del Tribunal Electoral del Distrito Federal ordenaron al Comité Ejecutivo Nacional del PRI, que encabeza Moreira, que emita una nueva convocatoria para designar a su Presidente de partido en la capital. Ello, al considerar que hubo omisiones durante el proceso, aunque no se dio un plazo para cumplir con esta resolución.

Al desahogar recursos de impugnación presentados por integrantes de planillas que participarían en la elección del PRI en el DF, la cual estaba programada para este domingo 14 de agosto, los magistrados consideraron que la Comisión Nacional de Justicia Partidaria del tricolor no desahogó con oportunidad las quejas que interpusieron dichos militantes por supuestas irregularidades en la convocatoria y el proceso.

Se explicó que las inconformidades fueron entregadas por los militantes del PRI ante la Comisión Nacional de Justicia Partidaria desde mayo pasado; sin embargo, dos meses después no habían sido resueltas.

Asimismo, los integrantes del Tribunal argumentaron que hubo omisiones en la renovación de su Consejo Político en el DF, el cual debió ser renovado desde octubre del 2010.

Por ello, el Tribunal local, cuya resolución no fue impugnada ante las instancias federales, ordenó a la dirigencia de Moreira que emita una nueva convocatoria con el fin de garantizar el mayor grado de participación , así como el voto de su militancia en condiciones de igualdad .

De manera inmediata, el PRI-DF, que actualmente lidera Jaime Aguilar Álvarez, informó que acatarían el fallo.

Ahora existen dos escenarios: la reposición del proceso o la designación de un nuevo delegado como fue el caso de Aguilar Álvarez.

A mediados de junio del 2008, Jorge Schiaffino dejó la dirigencia del PRI-DF, que asumió tras la renuncia de María de los Ángeles Moreno en diciembre del 2006, y en su lugar la presidenta nacional del PRI, Beatriz Paredes, designó como encargado del partido a Aguilar Álvarez, quien hoy en día también es el diputado suplente de Paredes en San Lázaro.

Por ello no se podría descartar que Moreira nombrara a alguien cercano, ante las quejas que se han registrado por el proceso de renovación.

También existe el escenario de reponer el procedimiento, aunque ello llevaría más tiempo y se estaría contrarreloj.

[email protected]