Sus amigos y más cercanos colaboradores cuentan que el exprocurador capitalino y hoy ganador de la elección para Jefe de Gobierno del Distrito Federal es una persona honesta, sencilla, progresista, a quien le gusta platicar y escuchar a la gente: Es un hombre muy natural y sin poses .

Mancera es visto por expertos en imagen pública como un político no convencional, deportista, un funcionario público que dio resultados al frente de la Procuraduría capitalina.

Víctor Gordoa, presidente del grupo Imagen Pública, afirma que Mancera Espinosa no tiene la imagen de perredista: No carga con el lastre negativo que se tiene de ese partido. Es percibido como un ciudadano con pasado limpio, no político y con esto se libra de las percepciones negativas .

Su inicio en el servicio público se remonta hace 10 años, cuando por invitación de Marcelo Ebrard llegó a la Secretaría de Seguridad Pública como asesor; después, ocupó el cargo de Director de Seguimiento de Policías Complementarias. Cuando Ebrard fue Secretario de Desarrollo Social, a Mancera se le nombró Director Jurídico de esta dependencia.

En el 2006, otra vez a invitación de Ebrard, entró a la Subprocuraduría de Procesos con el entonces Procurador Rodolfo Félix Cárdenas. En el 2008, fue nombrado Procurador, en sustitución de Félix, tras el caso News Divine.

Luis Serna, secretario particular de Mancera y amigo desde la infancia, dice la mejor descripción que ha escuchado de él: Es el hombre con quien dejaría casar a mi hija .