Durante la primera semana de octubre próximo ya deberá estar integrado debidamente el Comité de Participación Ciudadana (CPC) del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), informó Elizabeth Soria León.

En entrevista, la presidenta de la Comisión de Selección, explicó que el pasado 6 de agosto, se presentó en el Senado de la República la convocatoria para ocupar un cargo en el CPC, la cual generó una alta expectación en organizaciones de la sociedad civil e instituciones académicas.

Dijo que en México hay ciudadanos con perfiles altamente competentes, con experiencia y trabajo con la sociedad civil, para formar parte del Comité de Participación Ciudadana, con lo cual se espera que este proceso concluya con éxito, en tiempo y forma.

De acuerdo con las bases (publicadas en https://bit.ly/3iuRIQj) pueden aspirar a ser integrantes del CCP los ciudadanos mexicanos en pleno goce de sus derechos civiles; contar con experiencia verificable de al menos cinco años en materia de transparencia, evaluación, fiscalización, rendición de cuentas o combate a la corrupción y tener más de treinta y cinco años, al día de la designación.

Además poseer al día de la designación, con antigüedad mínima de diez años, título profesional de nivel licenciatura y contar con los conocimientos y experiencia relacionadas con la materia de la Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción, que le permitan el desempeño de sus funciones, entre otros requisitos.

Esa instancia debe estar integrada por cinco personas, pero, desde febrero pasado, sólo hay una, debido a renuncias o a la culminación del periodo de sus integrantes.

Soria León dijo que el principal incentivo para formar parte del Comité de Participación Ciudadana es que la mayoría de los mexicanos hemos sido víctimas de la corrupción, así como la intención de aportar conocimientos y esfuerzos para propiciar un cambio real en el país respecto de ese fenómeno.

Destacó que, tanto el comité de selección, como el Comité de Participación Ciudadana están integrados por ciudadanos independientes, que suman sus capacidades a la de los funcionarios públicos, que encabezan cada una de las dependencias públicas que conforman el entramado institucional del SNA.

“Siempre va a valer la pena formar parte de algo que puede generar un cambio en beneficio de la comunidad”, expuso.

La presidenta  de la comisión destacó que el SNA está integrado por instituciones sólidas como el Consejo de la Judicatura, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai) y la Auditoría Superior de la Federación (ASF), entre otros, pero la diferencia es que está presidido por un ciudadano.

Sin embargo señaló que existen algunas áreas de oportunidad en el sistema, por ejemplo, para fortalecer las disposiciones jurídicas para combatir la corrupción, sin embargo, existen condiciones para seguir avanzando.

Destacó que una de las principales funciones que tiene el CPC es representar a la sociedad civil y para ello está habilitado con facultades para revisar y dar seguimiento a todo lo que tiene que ver con corrupción.

Entre más personas  aporten sus capacidades y experiencias para solucionar un problema con base en los mecanismos legales, va a sumar. En México, sociedad y gobierno necesitan seguir trabajando juntos para combatir la corrupción, remarcó.

El Sistema Nacional Anticorrupción se creó el 27 de mayo de 2015, cuando se publicó la reforma constitucional que le da sustento como instancia de coordinación entre autoridades de todos los órdenes del gobierno para el combate a la corrupción.

Cuenta con un Comité Coordinador integrado por los titulares de la Auditoria Superior de la Federación, Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, Secretaría de la Función Pública, Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales y del Tribunal de Justicia Administrativa, así como un representante del Consejo de la Judicatura. Está presidido por el presidente del Comité de Participación Ciudadana.

diego.badillo@eleconomista.mx

kg