El gran error , afirmó Alfredo Castillo Cervantes -en referencia al gobierno emanado del PAN y encabezado por el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa-, de declarar muerto al narcotraficante Nazario Moreno, alias El Chayo, cuando no lo estaba, fue lo que propició que la violencia se acrecentara en Michoacán, porque el líder del grupo criminal de Los Caballeros Templarios -abatido finalmente durante la actual administración federal- pudo delinquir prácticamente libre, con más fuerza e impunidad.

Para mí hay un error, y lo demás son consecuencias. Y el gran error tiene que ver con que ustedes declararon muerto al principal líder templario que se llama Nazario Moreno y que, la señora senadora que está a su lado no me dejará mentir, era el verdadero líder del cartel , reviró el comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán a un cuestionamiento realizado previamente por el diputado panista Carlos Alberto García.

Antes, al fijar la posición de Acción Nacional durante la reunión de trabajo con Castillo Cervantes ante la Primera Comisión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión para hablar de la problemática por la que atraviesa Michoacán, Fernando Rodríguez Doval afirmó que en aquel estado, como en el resto del país, la política de seguridad del gobierno federal ha sido un fracaso porque cada vez hay más asesinatos, violaciones, robos, extorsiones y más atentados al Estado de Derecho.

Michoacán, al igual que muchas otras entidades, vive una situación extremadamente grave y ante la cual la ausencia de claridad y de estrategia del gobierno federal ha quedado más que evidenciada , completó el panista, quien tuvo respuesta puntual del invitado.

La senadora Luisa María Calderón, hermana del ex presidente de México en el sexenio pasado y candidata del PAN al gobierno de Michoacán, sentada entre las curules y aludida por Castillo Cervantes en su intervención, solicitó la palabra, evidentemente molesta, pero no se le concedió porque el formato acordado para la reunión no lo permitía.

En su alocución frente a los legisladores, el funcionario negó que Michoacán sea un Estado fallido y se jactó de que, a diferencia de hace un año, cuando llegó al cargo, el estado es muy distinto.

Michoacán no tiene hoy camiones quemados y no tiene tomas (como) cuando se detenía a un líder delincuencial. (En) Michoacán, hoy por hoy quedan prácticamente tres actores por detener de la primera línea de lo que se llamaría Los Caballeros Templarios.... Prácticamente toda su estructura está desmantelada y podría definir que la problemática de Michoacán, más que de inseguridad pública, es un tema de conflictividad social... , concluyó el comisionado Alfredo Castillo Cervantes.

[email protected]