A días de las próximas elecciones en Nayarit, Coahuila, Veracruz y Estado de México, los candidatos han intensificado el uso de las redes sociales para incitar el voto de los miles de jóvenes, incluidos aquellos que ejercerán su derecho de sufragio por primera vez; sin embargo esta medida propagandista puede perjudicar a los candidatos, consideró el experto en Comunicación Política de la Universidad Autónoma de México (UNAM), Carlos Maciel Ortega.

Ninguna campaña política o comercial en la actualidad puede basarse únicamente en una estrategia digital para ganar, las redes sociales por sí mismas no ganan elecciones, votos o seguidores de un partido; sin embargo sí pueden incidir negativamente en la percepción de los candidatos y hacerlos perder votos, esto con una mala dinámica .

El especialista de la UNAM señaló que los candidatos a cualquier cargo de elección popular han usado sus redes sociales para difusión de propuestas y no para el acercamiento con la sociedad, por ejemplo escuchar problemáticas del entorno.

Los numero de seguidores o likes no funcionan, los jóvenes se fijan más en los discursos y no en una imagen en algún mitin , comentó.

Abundo que las estrategias digitales para lanzar una campaña electoral por parte de un partido o independientes está en declive desde el 2015, esto al ser en su mayoría repetitivas en frases para llamar al voto, imágenes y spots, señalando que hay campañas que quieren arrancar en redes sociales y triunfan aunque no sea conocida la figura política, pero en otras no lo hacen .

Maciel Ortega también consideró que en la próxima veda electoral, los candidatos harán difusión de contenidos en redes sociales ya que, al no haber un marco legal para la regulación de estas plataformas, pueden ser utilizadas a su favor.

Para no perder terreno electoral indirectamente harán que otros publiquen en favor de éstos, es muy común que en esos días artistas, influencers o el gremio musical usen sus redes para hacer una posición por un candidato y es claro que los jóvenes e indecisos tomarán eso en cuenta , concluyó.

salvador.corona@eleconomista.mx