Autoridades mexicanas e Interpol detuvieron este martes a Rodrigo Granda, exlíder de las disueltas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Granda asistiría en México a un foro convocado por el Partido del Trabajo (PT), al cual también confirmó su presencia el expresidente de Bolivia, Evo Morales.  

“Detuvieron en México a Rodrigo Granda, a pesar que salió del país con autorización, nos informan que gobierno de Iván Duque pidió a Interpol activar circular roja mientras iba volando hacia México, en clara violación del Acuerdo de Paz que quieren hacer trizas”, aseguró Carlos Antonio Lozada, senador de la República de Colombia y miembro del partido Comunes (antes FARC).

Según Lozada, Granda viajó a México con permiso de la Jurisdicción Especial de Paz, un tribunal creado para juzgar los crímenes cometidos durante la guerra en Colombia y que nació del acuerdo de paz.

Rodrigo Granda Escobar, alias Ricardo Téllez, es un exguerrillero colombo-venezolano que fue conocido como “El Canciller de las FARC” durante su época como miembro de la extinta guerrilla.

Rodrigo Granda fue detenido este martes al arribar al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM); durante su visita a la capital del país tenía planeado participar en un foro convocado por el PT en donde se abordaría el proceso de paz en Colombia, entre otros temas. A este foro también está convocado el ex presidente Evo Morales, quien se encuentra en vuelo hacia Ciudad de México.

Hasta el momento, el gobierno de México ni la Fiscalía General de la República (FGR) han confirmado ni dado detalles de esta detención.

jorge.monroy@eleconomista.mx

kg