Alrededor de 92 mil aficionado acudieron esta tarde a la Plaza de la Constitución para presenciar el encuentro de futbol entre México y Argentina, ante quien el seleccionado cayó 3 goles contra 1, reportó el Gobierno del Distrito Federal.

Los aficionados llenaron la plancha del Zócalo capitalino y también ocuparon las bocacalles de 20 de Noviembre y Pino Suárez.

El secretario de Turismo del Distrito Federal, Alejandro Rojas Díaz Durán, comentó que no se presentaron altercados entre los asistentes y sólo se reportaron cinco insolaciones.

Refirió que alrededor de 5,000 elementos de seguridad resguardaron el área del Zócalo al Angel de la Independencia.

Explicó que la celebración del FIFA Fan Fest de la ciudad de México ha sido la mejor del mundo, por el gran número de asistentes, tranquilidad, ambiente de fiesta y desfile de extranjeros que han asistido a la plancha para presenciar los partidos de su selección.

'En el ámbito turístico y económico, la celebración del Fifa Fan Fest ha beneficiado a la ciudad de México, pues la afluencia turística aumentó un 23%, debido a la llegada de visitantes nacionales e internacionales.

Hasta ahora la derrama económica supera los 2,000 millones de pesos, y se espera que al final se llegue a superar los 4,000 millones de pesos, dijo el funcionario local.

Rojas Díaz Durán agregó que tan sólo la celebración del mundial en toda la ciudad, entre comercio, servicios y turismo, ha reportado más de 530 millones de pesos.

En relación con la futura afluencia en el Zócalo, dijo que disminuirá por la eliminación del equipo mexicano, pero anunció que al final del partido de clausura habrá un concierto de varios grupos musicales, y que próximamente se darán detalles del elenco.

Los aficionados empezaron a llegar desde dos horas antes al Zócalo, cuando ya cientos de policías rodeaban la plaza de la Constitución y realizaban rondines por las calles aledañas.

Al iniciar el encuentro, el público, que seguía el ecuentro en las pantallas gigantes instaladas en el lugar, emitía gritos de apoyo a los mexicanos cada vez que llegaban a la portería contraria.

Sin embargo, la alegría terminó y empezó el nerviosismo cuando los argentinos anotaron el primer tanto.

Al final del primer tiempo, cuando el seleccionado mexicano caía 2 goles contra 0, los aficionados empezaron a abandonar el lugar.

La mayoría partió en Metro, por lo que tuvieron que caminar hacia las estaciones Pino Suárez de la Línea 1 y 2 o hacia Allende, de la línea 2, debido a que la estación Zócalo fue cerrada.

Al final del encuentro el desánimo se notaba en los rostros de los espectadores, retornaban a sus hogares callados, sin hacer comentarios, la mayoría vistiendo la camiseta verde del seleccionado nacional y algunos envueltos en la bandera nacional.

El único gol que anotó México, no alivio la herida que dejaron los tres goles de los argentinos.

apr