Seis personas fueron asesinadas el lunes pasado en Chilapa, Guerrero, todas familiares de un ex jefe policial, entre ellas dos niños de uno y siete años y su madre, informó el martes la fiscalía y policía estatal de la entidad.

Las seis víctimas fueron asesinadas en la comunidad rural de Tetitlán de las Limas, ubicada en el municipio de Chilapa. Cinco integrantes de la familia huían de sus atacantes en un taxi, que finalmente los mataron y luego quemaron el automóvil.

Las víctimas eran parientes del ex director de Seguridad Pública de Chilapa, Silvestre Carreto González, destituido de su cargo en julio del 2014.

Entre las víctimas tenemos a una menor de siete años y otro de un año, junto con su mamá y dos adultos más que guardan parentesco, cuyos cuerpos fueron hallados cerca de un vehículo incendiado , dijo a la AFP el jefe policiaco bajo anonimato.

La sexta víctima fue encontrada en otro sitio de Chilapa, pero todos registraban impactos de bala de rifles AK-47, agregó el funcionario.

Más tarde el fiscal general de Guerrero, Miguel Ángel Godínez, refirió que tienen una línea de investigación, una hipótesis muy fortalecida de que fue el crimen organizado quien atentó contra la familia del ex funcionario. Afirmó que en la zona es muy evidente la presencia de los grupos delictivos Los Rojos y Los Ardillos. Estamos determinando qué grupo pudo haber perpetrado este crimen en contra de la familia de esta persona , dijo.

Cabe destacar que otro hecho de violencia se suscitó también en el puerto de Acapulco, donde al menos siete hombres fueron asesinados a tiros en las últimas horas.

Chilapa es paso obligado para salir de una zona montañosa de Guerrero donde se cultiva la amapola y se trasiega la goma de opio.

Cinco de estos desaparecidos tenían el apellido Carreto y eran parientes de Carreto González. Un hijo del ex policía fue asesinado hace una semana.