Luego de ser electa por el Senado de la República como ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Margarita Ríos-Farjat reconoció que si bien se desempeñó en el gobierno federal como jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), cuidará su autonomía durante su encargo en el máximo tribunal del país.

“No veo ninguna forma de que mi autonomía, criterio y capacidad de persona crítica se vea comprometida en modo alguno por haber aceptado una encomienda muy alta y motivo de honor y que el trabajo está público y fuera de lucubraciones”, manifestó Ríos-Farjat al referirse sobre su gestión en el SAT.

Entrevistada, luego de tomar protesta ante el pleno, agregó que en caso de resolver recursos relacionados con el SAT en la Corte, éstos serán sometidos a consideración de las y los ministros y serán estudiados detenidamente uno por uno.

“El órgano que me toca encabezar es un órgano autónomo de gestión, decisión presupuestaria y es un órgano muy técnico. Yo veo que paso de un órgano muy técnico a otro con una responsabilidad social y constitucional muy distinta”, declaró.

A pregunta expresa sobre las manifestaciones por parte de la oposición en la Cámara Alta sobre su relación con el presidente Andrés Manuel López Obrador, indicó que durante su comparecencia ante los senadores reiteró que cuidará de su autonomía y simplemente verá por la justicia.

“Yo he sido parte de las autoridades fiscales mexicanas, pero fuera de eso yo no veo que haya algún problema con la autonomía. El trabajo es público y seguirá siendo público, yo lo que puse a consideración del Senado es mi expediente de vida, que no nace a partir de que estoy en el Servicio de Administración Tributaria, sino que viene desde muchos años como profesionista independiente, abogada y funcionaria que fui en el Poder Judicial de la Federación”, defendió.

Durante el debate de la idoneidad de la terna, el senador del PAN, Damián Zepeda, reconoció la experiencia y la labor profesional de las tres contendientes. Sin embargo, el legislador cuestionó su independencia con respecto al titular del Ejecutivo.

“Yo no puedo avalar jamás (...) personas que hoy o hasta hace unos días que fueron propuestas, son subordinadas directas del Poder Ejecutivo”, señaló.

La votación se realizó mediante cédula y se depositaron un total de 122 votos, de los cuales 94 fueron para Ríos-Farjat; 25 fueron emitidos en favor de Ana Laura Magaloni Kerpel; uno en pro de Diana Álvarez Maury, y se registraron dos votos nulos.

[email protected]