El Pleno de la Cámara de Diputados aprobó por 381 votos a favor 79 en contra y dos abstenciones en lo general las reformas a los artículos 3, 31 y 73 de la Constitución en materia educativa con las que se prevé dejar sin efecto las reformas aprobadas en el rubro en la gestión del presidente Enrique Peña Nieto, en el 2013.

Hasta el cierre de esta edición se mantenía la discusión, no obstante, las fracciones parlamentarias oposición: Movimiento Ciudadano y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se habían mostrado a favor de la aprobación de la Reforma Educativa aunque con algunas con algunas reservas sobre ciertas disposiciones que se apartaron para su discusión en lo particular.

Pasadas las 5 de la tarde de este miércoles, la Mesa Directiva del recinto legislativo de San Lázaro decretó un receso por 30 minutos, no obstante, el receso se prolongó durante más de tres horas.

Fue a partir de las 8:32 de la noche cuando se retomó la sesión.

La diputada de Morena y presidenta de la Comisión de Educación, Adela Piña, dio cuenta de que el dictamen se le generó una adenda con respecto al dictamen aprobado en las comisiones unidas de Puntos Constitucionales y Educación hace unas semanas, además de referir que con la reforma se revindica a los profesores del país.

“El dictamen que ponemos a su consideración es la respuesta a una larga y sentida demanda por parte del magisterio nacional para revertir la reforma educativa del gobierno anterior; dicha reforma fue dictaminada y aprobada en tan sólo 10 días después de ser presentada por el Ejecutivo y significó un duro golpe para los derechos de los trabajadores de la educación”, aseveró.

Al tiempo en el que era presentada la reforma ante el Pleno por Adela Piña, el grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN) ofreció una conferencia de prensa en la que acusó que el dictamen aprobado da la posibilidad para que el sindicato de los maestros tenga control de las plazas magisteriales.

El coordinador parlamentario del albiazul, Juan Carlos Romero Hicks indicó que el artículo 16 transitorio del dictamen deja la puerta abierta para que el magisterio controle las plazas por lo que anunció que el PAN votaría en contra.

El proyecto aprobado, en el artículo 16 transitorio indica: “Con la entrada en vigor de las presentes disposiciones, los derechos laborales de los trabajadores al servicio de la educación, se regirán por el artículo 123 constitucional apartado B. Con fundamento en este decreto la admisión, promoción y reconocimiento se regirán por la ley reglamentaria del Sistema Nacional de Carrera de las maestras y los maestros”.

Este artículo, agregó Romero Hicks, es “pernicioso” e “innecesario” ya que “desconoce que estados de la Unión que están reglamentados también en el apartado A: este tema lamentablemente no está dividiendo”, dijo.

En este sentido, el diputado panista Felipe Fernando Macás Olvera indicó que en el referido transitorio está la puerta para regresar al anterior régimen de venta de plazas.

“¿Por qué?, porque con toda claridad en un litigio podemos volver a caer donde en estas famosas comisiones mixtas los sindicatos decidían hasta el 50 % de las plazas, esa es la parte muy mañosa del artículo 16 transitorio y lo señalamos”, aseveró.

En contraparte, en el Pleno de la Cámara, el coordinador de Morena, Mario Delgado indicó que no hay un régimen de excepción para los maestros, además de afirmar que en caso de que no hubiera existido el apoyo del magisterio no se hubiera logrado la victoria en las pasadas elecciones por parte de Morena.

Lo que se reformó

El dictamen de reforma educativa que pasó al Senado para que sea analizado y discutido, estipula la extinción del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) para ser sustituido por otro órgano descentralizado con autonomía técnica, presupuestaria y de gestión.

Se precisa también en el artículo tercero de la Constitución que, para generar los programas de estudio en México, el Estado escuchará tanto a los estados de la República como a otros actores “sociales involucrados en la educación”.

Se establece también que la admisión, promoción y reconocimiento del personal docente y directivos se realizará a través de procesos de selección de acuerdo con la ley del Sistema de Carrera.

“Lo dispuesto en este párrafo en ningún caso afectará la permanencia de las maestras y los maestros”, se precisó.

Asimismo, se prevé crear un Sistema Nacional de Mejora Continua.

Se precisa también que el Estado está obligado a dar educación inicial y universitaria; a dar los fondos suficientes para impulsar la enseñanza docente al poner énfasis en las escuelas normales del país a las que se les prevé dotar de mejoras, a dar una educación pluricultural, entre otras.

En los artículos transitorios del dictamen se indica que en tanto no se apruebe la ley del Sistema de Carrera para maestros y maestras se suspenden todas las evaluaciones.

Para la creación del Sistema de Carrera de los maestros y del nuevo órgano autónomo, así como las legislaciones secundarias se da al Congreso de la Unión hasta 120 días para generar el marco regulatorio necesario.