El Papa Benedicto XVI avaló un milagro atribuido a la religiosa mexicana María Inés Teresa Arias, fundadora de dos congregaciones religiosas, y aprobó su elevación a los altares como beata de la Iglesia católica.

El pontífice firmó este lunes el decreto de reconocimiento del milagro durante una audiencia que concedió al prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano, Angelo Amato, informó la sala de prensa del Vaticano.

Hasta ahora María Inés Teresa del Santísimo Sacramento, cuyo nombre original era Manuela de Jesús Arias Espinoza, tenía el título de venerable sierva de Dios .

Fundadora de la Congregación de las Misioneras Clarisas del Santísimo Sacramento y de los Misioneros de Cristo de la Iglesia Universal, la religiosa nació en Ixtlán del Río (Nayarit) el 7 de julio de 1904 y murió en Roma el 22 de julio de 1981.

Hija de padres con intensa vida espiritual, mostró su vocación a la vida religiosa desde muy pequeña. El 7 de junio de 1929 ingresó al monasterio de las Clarisas que, a causa de la persecución religiosa, se encontraba expatriado en Los Angeles, California (Estados Unidos).

En el convento tomó el nombre de Sor María Inés Teresa del Santísimo Sacramento; el 12 de diciembre de 1930 hizo sus primeros votos temporales mientras en 1933 emitió los votos perpetuos.

En 1940 expuso a la abadesa de su monasterio el deseo de iniciar una congregación religiosa y el entonces obispo de Cuernavaca (Morelos), Francisco González Arias, decidió apoyarla en su iniciativa, acogiendo en su diócesis la fundación.

El 12 de mayo de 1945 El Vaticano aprobó el nuevo grupo y el 21 de agosto de ese mismo año María Inés y otras cinco monjas abandonaron la casa Ave María de las Clarisas para trasladarse a Cuernavaca para comenzar su camino independiente.

En poco más de seis años el núcleo creció hasta alcanzar el número de 92 religiosas en dos casas, la de Cuernavaca y otra en Puebla. Así, el 22 de junio de 1951, la Sede Apostólica aprobó definitivamente la Congregación de Misioneras Clarisas del Santísimo Sacramento.

La primera superiora fue la madre María Inés, quien guió a la orden hasta su muerte. En 1969 se trasladó a Roma donde abrió la casa general.

Su intensa actividad la llevó a establecer 47 casas en numerosos países: México, Japón, Estados Unidos, Costa Rica, Indonesia, Africa, Italia, Irlanda, España, Corea y Alemania, entre otros. Falleció el 22 de julio de 1981 en la capital italiana.

También este día el Papa Benedicto XVI autorizó la beatificación de 21 venerables , así como el reconocimiento como venerables de otros ocho siervos de Dios .

Entre otros, el pontífice reconoció el martirio de varios muertos durante la Guerra Civil Española, entre ellos Salvio Huix Miralpeix, obispo de Lleida, y Josefa Martínez Pérez con 12 compañeras de la Congregación de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul.

Asimismo, avaló la beatificación de Carlos Lampert, sacerdote de la diócesis de Innsbruck Feldkrich, quien falleció en el campo de concentración nazi de Halle sul Saale (Alemania) el 13 de noviembre de 1944.

Se desconoce la fecha y el lugar de beatificación de María Inés Teresa Arias, que deberá ser definido por El Vaticano en las próximas semanas.

RDS