En la contienda por la gubernatura de Tabasco, el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Adán Augusto López, lleva la ventaja, de acuerdo con las encuestas que miden la intención del voto, en gran medida debido a que ha capitalizado dos factores: el descontento de la población con los malos resultados de la actual administración, particularmente por los altos niveles de desempleo y la inseguridad, así como el llamado efecto Andrés Manuel López Obrador en su tierra natal.

De hecho, algo que ha sido la constante en la contienda es que los candidatos de la alianza integrada por Morena, PT y PES hacen más campaña por el candidato a la Presidencia que por ellos mismos, y lo que le piden a la población es que hagan un voto en un mismo sentido en los distintos cargos de elección popular.

Sin embargo, de acuerdo con analistas locales consultados, todo parece indicar que lo que habrá será un voto cruzado porque si bien es cierto que una buena parte de los electores tabasqueños simpatizan con la idea que López Obrador llegue a la Presidencia, no comulgan con varios de los candidatos postulados por esa alianza en el estado.

El 1 de julio próximo los tabasqueños elegirán, además de presidente de la República, diputados federales y senadores, a los integrantes del Congreso local y 17 ayuntamientos.

Mario Gómez, analista político, dijo que al plantear posibles escenarios de la próxima elección hay que tomar en cuenta que en anteriores procesos electorales López Obrador ha ido a Tabasco en varias ocasiones para apoyar a César Raúl Ojeda Zubieta cuando compitió por la gubernatura del estado y no ganó.

Lo mismo ocurrió cuando hizo campaña en favor de Octavio Romero Oropeza y tampoco ganó.

Para el analista pesa más el efecto Andrés Manuel que la inconformidad de los tabasqueños hacia el gobierno estatal.

Hasta antes del primer debate entre candidatos a gobernador, estaba en el segundo lugar Gerardo Gaudiano Rovirosa, nieto del exgobernador Leandro Rovirosa Wade, quien es postulado por la coalición Por Tabasco al Frente, integrada por PAN, PRD y MC.

Sin embargo, en el debate fue severamente golpeado por los demás contendientes.

El perredista se presenta a la contienda tratando de aprovechar el capital político que le dio ser presidente municipal del Centro, que es donde se encuentra la ciudad de Villahermosa, capital del estado, cargo al que pidió licencia para ir por la candidatura. Entre sus fortalezas en la campaña está su trabajo en redes sociales.

Sin embargo, algunos observadores del proceso consideran que es precisamente su pasado reciente al frente de la administración de la capital del estado donde están los puntos débiles de su campaña, sobre todo porque se rodeó de personajes a los que se les identificaba como integrantes del llamado Grupo Cancún, que encabezaba hasta hace unos meses el exgobernador de Tabasco, Roberto Borge, y el exgobernador Félix González Canto.

De hecho, Cristóbal Gaudiano Rovirosa, hermano del candidato a gobernador, ha sido señalado por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada de la PGR por su presunta vinculación con el caso que llevó a la cárcel al ex gobernador Roberto Borge. Lo señala de ser prestanombre del exmandatario para fundar una empresa que fue beneficiada con varios contratos de obra pública.

Ese candidato se enfrenta al hecho de que mucha de la gente lo mira como quien significa la continuidad del gobierno de Arturo Núñez, aunque en realidad al que apoyó en el proceso de selección interna fue a José Antonio de la Vega Asmitia, actual presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de Tabasco y coordinador de la fracción legislativa del PRD.

PRI y PVEM disputan el segundo lugar

Hay quienes aseguran que en estos momentos el segundo lugar lo disputan PRI, y PVEM.

La candidata del PRI es Georgina Trujillo Zentella, hija del exgobernador Mario Trujillo García, quien ha venido de menos a más; sin embargo, parece difícil que le alcance el ritmo que ha tomado para que triunfe en la contienda, debido a que carga el lastre que representa la inconformidad hacia el gobierno federal y en general a las administraciones priistas.

En tanto, el candidato del Partido Verde Ecologista es Óscar Cantón Zetina, quien hizo carrera en el PRI, partido del cual fue diputado local, federal y senador y al cual renunció para construir una candidatura a la gubernatura por la vía independiente en el actual proceso electoral en marcha, pero que luego fue invitado por el PVEM para ser su candidato.

El mayor problema de este candidato en la contienda es la confrontación que trae con el presidente del PVEM en el estado, Federico Madrazo Rojas, hijo del excandidato del PRI a la Presidencia de la República Roberto Madrazo Pintado.

Entre las diferencias que hay entre ambos políticos es que Cantón Zetina ha reafirmado sus declaraciones desde el inicio de la contienda en la que manifestó su apoyo a Andrés Manuel López Obrador en su intención de ser presidente de México.

Para algunos analistas fue el ganador del primer debate entre candidatos a la gubernatura.

Otro de los candidatos en campaña es Jesús Alí de la Torre, quien ahora va por la vía independiente, pues renunció al PRI, partido del cual fue candidato a la gubernatura del estado hace seis años cuando ganó el PRD.

Este candidato se ha rodeado de personas que fueron integrantes de su administración cuando fue presidente municipal de la capital tabasqueña del 2010 al 2013, algunos de ellos sujetos a investigación por el Órgano Superior de Fiscalización del Estado.

El otro candidato es Manuel Paz Ojeda, abanderado del Partido Nueva Alianza. Es la segunda ocasión que compite por la gubernatura del estado.

Disputa cerrada por cinco ayuntamientos

En el caso de los ayuntamientos hay una severa disputa entre Morena, el PRD y el PRI por los cinco municipios en donde se concentra la mayor población del estado que son Centro (Villahermosa), Cárdenas, Comalcalco, Macuspana y Huimanguillo.

En el caso del Centro, que en términos electorales representa entre 37 y 40% del padrón electoral, está siendo disputado entre el PRD y Morena. Lleva la delantera el candidato Evaristo Hernández Cruz, de Morena, pero ha comenzado a destacar Jaime Mier y Terán del PRD, por lo que se espera una elección cerrada.

El municipio de Cárdenas es gobernado por el PRD y se espera que repita, en la administración local; Comalcalco es gobernado por Morena y también se prevé que repita; Macuspana gobierna el PRI pero hay quienes aseguran que ahora los operadores priistas trabajan en favor de López Obrador y Morena y podría ganar esa demarcación. Mientras que, en Huimanguillo, donde gobierna el PRD podría ganar el PRI.

La entidad está integrada por 17 municipios, pero los anteriores son los que concentran la mayor parte de la población.

diego.badillo@eleconomista.mx