Un juez federal concedió a la Fiscalía General de la República (FGR) un segundo plazo, hasta el 18 de septiembre, para mantener bajo arraigo a José Ángel Casarrubias Salgado, el Mochomo, líder de Guerreros Unidos.

Lo anterior con el propósito de que la Fiscalía logre sustentar una acusación contra el líder criminal por delincuencia organizada y/o secuestro.

Ayer venció el primer plazo de 40 días de arraigo que concedió un juez federal contra el Mochomo, quien fue detenido el 24 de junio por elementos federales por su posible relación con la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa aunque, el 1 de julio, en una controvertida decisión que está bajo investigación, una juez federal lo liberó.

En aquella fecha, la Fiscalía exhibió una orden de arraigo, por lo que el Mochomo fue recapturado al salir del Centro Federal de Readaptación Social del Altiplano, en el Estado de México.

José Ángel Casarrubias Salgado se encuentra en custodia en el Centro Federal de Arraigo de la Colonia Doctores en la Ciudad de México, donde permanecerá hasta el 18 de septiembre, fecha límite para que la FGR logre una orden de aprehensión en su contra por delincuencia organizada y/o secuestro.

El 7 de junio, el Consejo de la Judicatura Federal informó que cesó por seis meses a Marco Aurelio González Romero, secretario de Acuerdos de un Juzgado de Distrito del Estado de México, ya que actualmente es investigado por la Fiscalía General de la República por supuestamente recibir un soborno para la liberación Casarrubias Salgado.

El presidente Andrés Manuel López Obrador denunció que el juzgado recibió dinero para la liberación del Mochomo.

Por su parte, la Fiscalía General de la República informó que la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) posee intervenciones de comunicaciones autorizadas por un juez competente “que señalan el cohecho por varios millones de pesos realizado por diversos individuos cercanos al imputado (Casarrubias Salgado), a personal del juzgado referido, para que decretara la libertad de dicha persona”.

politica@eleconomista.mx