El presidente Andrés Manuel López Obrador supervisó el avance en la construcción de caminos que comunican a cabeceras municipales de Oaxaca, en los que trabajan pobladores de las propias comunidades bajo el sistema de tequio.

En este municipio de la Sierra de Juárez, a dos horas de la capital oaxaqueña, el mandatario federal apuntó que si estas obras las realizará el gobierno federal, tardarían mucho tiempo en finalizarse o nunca se terminarían, por lo que se decidió que en este proyecto no participarán contratistas, sino la propia población.

Hasta el momento, este programa ha logrado en Oaxaca la pavimentación de 120 kilómetros de caminos en 45 frentes, con la participación de más de cuatro mil trabajadores, entre los que se encuentran 565 mujeres, quienes construyen los caminos de manera artesanal y con herramientas básicas como el pico, la pala y revolvedoras.

López Obrador aseguró que "no es gran ciencia" hacer un camino carretero, por lo que confió en los pobladores para la construcción de las vías que conecten a las cabeceras municipales oaxaqueñas.