El candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador (Morena, PT y PES) dio por cerrado el intercambio verbal con los empresarios del país. Insistió en que no está en contra de la Iniciativa Privada, y que sus adversarios hicieron un “pleito artificial” para asustar a los ciudadanos.

“Sí, cerrado, cerrado (el pleito). Quise hoy ser muy claro, porque como dicen los jóvenes: ¡Zafo, se cierra! Con los empresarios, pañuelito blanco, amor y paz”, dijo.

Durante un mitin en Guadalupe, Nuevo León, López Obrador reiteró que no está en contra de los inversionistas que hacen negocios lícitos en el país, y pidió a sus adversarios que no se preocupen, porque en caso de ganar los comicios del 1 de julio, no va a pasar nada. “Los vamos a tratar con sutileza, nada más que se va a acabar el bandidaje oficial, se va a acabar la robadera en México, eso es todo”, comentó.

“Aquí en Guadalupe quiero dejar muy claro que no estamos en contra de los empresarios de México; no estamos en contra de la Iniciativa Privada; lo he repetido durante mucho tiempo, por años. Nadie puede decir, que en alguna ocasión, yo he expresado estar en contra de los empresarios”, aseveró.

Sin embargo, el político tabasqueño dijo saber de una reunión que se habría llevado a cabo en Valle de Bravo, Estado de México, entre diversos empresarios para acordar la publicación de un desplegado en su contra.

“Contra eso estamos, porque eso es lo que ha impedido que salga adelante nuestro país. Ahora el grupo que se cree dueño de México, están reuniéndose para ponernos en contra de los empresarios de México. Se reunieron hace unos días en Valle de Bravo los de mero arriba, asociados casi todos con Salinas de Gortari, y dieron la orden para que las organizaciones empresariales firmen un desplegado que va a salir posiblemente mañana, en contra de nosotros. Como dicen los jóvenes, no vamos a pelearnos. Lo resumo diciendo: ¡zafo! No va a haber pleito con los empresarios”, expresó.

Critica propuestas de panista

En otro tema, López Obrador criticó a su contrincante, Ricardo Anaya, por copiarle su propuesta de campaña de reducir el precio de la gasolina, en caso de ganar los comicios.

“Ahora resulta que Anaya, que aprobó el aumento en el precio de las gasolinas; Anaya, que aprobó el gasolinazo, ahora está planteando que va a bajar el precio”, cuestionó.

En tanto, Andrés Manuel López Obrador defendió a su asesor, Alfonso Romo Garza, a quien calificó como un empresario ejemplar.

“Él, para decirlo de manera directa, es mi hermano. Es un empresario con dimensión social. Es una gente honrada, una gente honesta; un empresario ejemplar, Alfonso Romo”.

El tres veces candidato presidencial pidió a sus simpatizantes voto parejo por todos los candidatos de su coalición para Senadores y Diputados federales, pues afirmó que en caso de que haya un voto dividido, los legisladores de otros partidos pedirían “moche” para aprobar las leyes.

El fin de semana, López Obrador aseguró que en el 2006, integrantes de “la mafia del poder”, le ofrecieron apoyarlo para llegar a la Presidencia, siempre que se sometiera con ellos.