“Mucho se había avanzado”, cuando en marzo de este año llegó al país la pandemia de coronavirus, lamentó el presidente Andrés Manuel López Obrador, al presentar su segundo informe de gobierno desde Palacio Nacional.  

Al defender su estrategia para mitigar la propagación del virus, el mandatario dijo lamentar las más de 100,000 víctimas mortales que ha dejado a su paso, por México, dicha enfermedad. Sin embargo, expresó que es gracias a los trabajadores de la salud y a los encargados de coordinar la mitigación de Covid-19, es que los hospitales no se han visto rebasados y “hemos salvado miles de vidas”.

Sobre el tema, el presidente recordó que la pandemia obligó a nuestro país, como a otras naciones, a tomar medidas de mitigación que paralizaron la economía e incidieron en un incremento del desempleo.

Por lo que, “en vez de quedarnos con los brazos cruzados decidimos enfrentar la crisis sanitaria y la económica, con entrega, eficacia y con estrategias no convencionales que nos han permitido ir saliendo poco de la adversidad, por el bien del pueblo y nuestra nación”.

En cuanto a las acciones para combatir la pandemia, acusó que, a pesar de heredar un sistema de salud en ruinas, se lograron terminar de construir 130 hospitales, además de reconvertir 971 unidades para atender pacientes con Covid-19.

Además de haberse instalado 32,000 camas generales y 10,735 con respiradores, capacitar a 193,000 médicos generales, y contratar a otros 71,000 trabajadores de la salud.  

López Obrador también resaltó el trabajo de empresas y hospitales privados que han apoyado con la atención de pacientes durante la pandemia, al igual que las farmacéuticas internacionales que trabajan en la vacuna contra la Covid-19.

“No obstante, por desgracia, esta terrible enfermedad ha causado la muerte de más de 100,000 personas a las que recordaremos siempre con afecto y cariño y nunca dejaremos de expresar nuestras condolencias y solidaridad para con sus familiares”, añadió el mandatario.