Este sábado se cumple un año más de los fatídicos sismos ocurridos en septiembre del 2017, los cuales dejaron al menos 369 víctimas mortales, miles de personas damnificadas y daños, todavía sin definir, en miles de viviendas, escuelas, hospitales y patrimonios culturales e históricos.

A tres años de estos hechos, la cifra total de inmuebles afectados se mantiene inexacta ya que mientras que, en el 2017, la administración del entonces presidente Enrique Peña Nieto contabilizó 172,057 viviendas afectadas, para este 2020, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador corrigió los datos al señalar que podrían ser entre 186,526 y 200,000 los hogares afectados.

Según el Programa Nacional de Reconstrucción (PNR), lanzado en esta administración a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), el hecho de no haberse elaborado en su momento un diagnóstico preciso de los daños, y el no haberse registrado de manera adecuada los avances en la reconstrucción durante el periodo anterior, se ha llegado a estimar que el número de familias que vieron afectadas sus viviendas es superior a 200,000 y que el número de inmuebles destinados a la infraestructura educativa y de salud, así como aquellos que tienen valor como patrimonio cultural, es superior, hasta ahora, en 10% a lo estimado originalmente.

“Es evidente que aún existen daños en viviendas, infraestructura física educativa, infraestructura de salud, así como en bienes culturales y, por ende, un número importante de familias y comunidades que requieren la protección y garantía de sus derechos humanos por parte del Estado”, precisa el mismo programa para la reconstrucción.

Por ello, y con el fin de tener un panorama más claro, además de las más de 186,000 viviendas afectadas por los sismos, esta administración ha contabilizado, hasta el momento, unas 19,198 escuelas dañadas; además de 297 unidades de salud, y 2,340 inmuebles parte del  patrimonio histórico y cultural en 12 entidades del país.

En el caso de las escuelas, se indicó que se han reconstruido 9,323 (49% del total estimado), mientras que 5,768 (30%) siguen en proceso y 4,107 (21%) están pendientes de atención.

Por otro lado, en el sector salud 93% de los daños siguen sin ser atendidos, es decir, sólo 21 unidades médicas han sido reparadas.

En el caso de las viviendas a nivel nacional, hasta febrero de este año no se contaba con cifras actualizadas y sólo existían los datos recabados en el 2018 por el equipo de transición de López Obrador, en donde se indica un retraso de 71% de los procesos de reconstrucción en 12 estados.

Recursos para obras

Para 2020, el presupuesto canalizado al programa de reconstrucción fue de 2,843.8 millones de pesos, de los cuales 2,168 millones son para la reconstrucción de viviendas, 9 millones para escuelas, 333.3 millones para Salud y cultura, respectivamente.

En el 2019 no erogaron recursos directos para la reconstrucción de vivienda, aunque se destinaron 2,400 millones para la reconstrucción de escuelas, centros médicos y cultura.

Asimismo, la Sedatu, a través de su II Informe de labores de la actual administración, dio a conocer que del 1 de julio del 2019 a junio de este año fueron otorgados 30,751 subsidios para la reconstrucción de viviendas afectadas por los sismos de septiembre del 2017 y febrero del 2018, con una inversión total de 2,443 millones de pesos.

De estos subsidios, 20,719 (67.4%) fueron destinados a reparación de viviendas con daño total, 9,987 (32.5%) a vivienda con daño parcial y 45 a vivienda patrimonial.

A nivel territorial, estos subsidios se otorgaron en seis entidades federativas: 10,149 (33%) en Oaxaca; 8,530 (27.7%) en Chiapas; 6,864 (22.3%) en Puebla; 3,199 (10.4%) en Morelos; 1,093 (3.5%) en Guerrero; y finalmente 916 (3%) en el Estado de México.

Específicamente, de enero a junio de este año fueron aprobados 3,748 subsidios para la reconstrucción de viviendas, de los cuales 2,894 (77.2%) fueron destinados a reconstrucción total de vivienda, 848 (23.6%) a reconstrucción parcial de vivienda, tres a rehabilitación de vivienda con valor patrimonial y tres más a vivienda nueva.

En el caso del sector educativo, detalló que a partir de julio del año pasado se ha consolidado la reconstrucción de 672 planteles educativos ubicados en 130 municipios de siete entidades federativas, con una inversión de 1,194.5 millones de pesos, lo que benefició a un total de 112,847 alumnos.

Por lo que durante el ejercicio fiscal 2019 y 2020, el PNR benefició a 45% de los 4,107 planteles educativos pendientes por atender.

En el caso específico de la CDMX, una de las entidades con más daños por el fenómeno natural, según cifras de la Comisión de Reconstrucción de la capital, hasta el 31 de julio de este año se contabilizaban 7,774 inmuebles dañados por los sismos de septiembre del 2017; de éstos, 5,421 ya habían sido reconstruidos o rehabilitados, equivalente a 69.7% del total.

Asimismo, se habían ejercido 1,988. 5 millones de pesos de los 3,323.8 millones de pesos comprometidos del fideicomiso destinado a la reconstrucción de las viviendas afectadas.

Las irregularidades

Este año, a través de los resultados de la fiscalización del proceso de reconstrucción de los daños ocasionados por los sismos de septiembre del 2017, elaborado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), se reveló una “deficiente gestión gubernamental para atender las afectaciones” por los sismos del 7 y 19 de septiembre del 2017.

La ASF indicó, por ejemplo, que para atender las viviendas afectadas se entregaron 166,872 tarjetas con apoyos para reconstrucción y rehabilitación de viviendas por 8,157.4 millones de pesos. Sin embargo, tras la revisión se detectó que 2,378 tarjetas con 117.8 millones de pesos se otorgaron aun cuando había discrepancias en la información de los beneficiarios.

maritza.perez@eleconomista.mx