Los sismos de escasa magnitud que se han registrado este viernes en la Ciudad de México están asociados a pequeñas fallas geológicas, indicó el jefe de Análisis del Servicio Sismológico Nacional (SSN), Víctor Hugo Espíndola Castro.

“Aparentemente no son provocados, parecen ser más bien sismicidad asociada al gran sistema complejo de fallas que hay aquí en la Ciudad de México”, dijo el funcionario en entrevista con Notimex.

El SSN informó que este viernes se han registrado cuatro sismos localizados en las alcaldías Miguel Hidalgo y Álvaro Obregón, en la Ciudad de México.

Hoy se registró un nuevo sismo de intensidad 3.6 con epicentro en la alcaldía Álvaro Obregón ocurrió este sábado alrededor del mediodía, informó el Servicio Sismológico Nacional (SSN).

A través de su cuenta de Twitter @SismologicoMX reportó que el movimiento telúrico ocurrió a las 11:39 horas a tres kilómetros al oeste de la demarcación en la Ciudad de México.

Este es el quinto temblor con epicentro en esa alcaldía capitalina, luego de que ayer por la mañana se registraron tres y este sábado suman ya dos (uno de magnitud 2.3, a las 1:35 horas, y otro poco antes de este mediodía).

Espíndola Castro explicó que es común este tipo de sismos en Álvaro Obregón y Miguel Hidalgo, y “todos estos están asociados a la gran cantidad de fallas que existen en toda la Ciudad de México”.

El especialista aclaró que no se tienen registros en el catálogo histórico algún sismo muy fuerte que se haya originado en la Ciudad de México y que haya ocasionado estragos.

“Sí podemos decir que no puede ocurrir un sismo de magnitud 6, menos de 7", pero sí podría ocurrir uno de magnitud 4.

De acuerdo con un reporte especial emitido hoy por el SSN, si bien las magnitudes de los sismos registrados este viernes son bajas, fueron sentidos en varias zonas de las Ciudad de México debido a la cercanía al lugar del epicentro y su poca profundidad.

“Debemos recordar que a mayor cercanía con el epicentro, las ondas sísmicas se atenúan menos y el sismo se siente más fuerte, como fue el caso de estos eventos”, detalló el entrevistado.

El reporte señala que por lo regular la actividad sísmica de la Cuenca de México y su vecindad es poco numerosa y de baja magnitud, sin embargo, sí se llegan a registrar varios sismos al año.

“Con base en los eventos registrados se tienen indicios que la mayor parte de la actividad sísmica local se concentra en los márgenes de la Cuenca de México. Aunque se han llegado a registrar eventos importantes en las cercanías de la misma, como el ocurrido en Acambay, Estado de México, en 1912”, apunta.