En días recientes, la iniciativa The CIU-Working Papers series ha buscado destacar y poner en la mesa de discusión elementos esenciales para la digitalización del sector salud en México. Por ejemplo, a través del aprovechamiento de wearables para la salud y el camino hacia la implementación de una plataforma interoperable para materializar un expediente clínico electrónico universal.

La última entrega denominada “mHealth: Garantizar una vida sana y bienestar para todos” (https://bit.ly/2ZlCkir), se orienta hacia la salud móvil o mHealth y su importancia para la prestación de servicios de salud. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), las soluciones de mHealth pueden contribuir a alcanzar la cobertura sanitaria mundial, al hacerla accesible a poblaciones y comunidades remotas con déficit de servicios sanitarios.

mHealth se refiere al uso de dispositivos móviles, como smartphones y wearables para el seguimiento de los pacientes, la práctica médica y la salud pública. Estas soluciones han sido implementadas por 83% de los países miembro de la OMS, los cuales cuentan con al menos una iniciativa asociada de salud móvil.

Casos de Implementación en México. El mercado de mHealth es robusto y creciente tal que 19 millones de mexicanos han descargado aplicaciones relacionadas con la salud, bienestar y fitness, cifra que corresponde al 22% de los usuarios de aplicaciones del país. Por el lado de la oferta, 86% de las apps de salud disponibles en las plataformas de distribución son desarrollos de la iniciativa privada, mientras 14% derivan de instancias públicas.

La aplicación IMSS Digital es una de las muestras más exitosas de mHealth desde la iniciativa pública que cuenta con casi 9 millones de descargas.

En el contexto de la crisis sanitaria, los ejemplos de implementación de mHealth son las notificaciones de potencial exposición al Covid-19. En México han sido adoptadas recientemente a nivel local por los gobiernos de los estados de Puebla y Coahuila.

Smartphones y Conectividad: Eslabones Esenciales. La adopción generalizada de smartphones en nuestro país, especialmente de gama media y alta (71% del total), es catalizadora del uso de soluciones de mHealth. Al cierre de la primera mitad de 2021, se contabilizaron 127.7 millones de smartphones en manos de los mexicanos.

Los retos para acelerar el aprovechamiento del mHealth son varios. Destaca la falta de conectividad que aqueja a 48% de los hogares, a 22% de los hospitales y a 57% de otros proveedores de salud.

Barreras y retos para un ecosistema mHealth. Asimismo, se requiere de una efectiva interoperabilidad que permita a los proveedores de salud intercambiar la información que generan las apps de salud, así como definir que esta misma información sea, efectivamente, relacionada a parámetros de salud. Cuidando que no se defina a los dispositivos como los teléfonos inteligentes o wearables como dispositivos médicos, una acción así impactaría negativamente su provisión y adopción.

Por otro lado, es menester el desarrollo de políticas públicas que incluyan la mejora de las competencias digitales de la población y la promoción del uso y desarrollo de aplicaciones de mHealth.

En este espacio fueron esbozados algunos de los hallazgos y recomendaciones del documento referido para fortalecer el ecosistema de mHealth. Se recomienda su lectura profunda a autoridades y agentes involucrados (pacientes, doctores y prestadores de servicios de salud) ya que se puntualizan elementos cruciales que sirven como guía para la consecución de un sistema de salud plenamente apoyado por las soluciones digitales.

@ernestopiedras

Ernesto Piedras

Director General de The Competitive Intelligence Unit

Inteligencia Competitiva

Lee más de este autor