“Nunca en la historia de esta organización se ha hecho algo realmente sustancial en beneficio de los pobres” aseguró el presidente Andrés Manuel López Obrador el martes pasado al referirse a la ONU durante el discurso que pronunció ante los representantes de los 15 países miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y el secretario general de la ONU, el portugués António Guterres.

Esa aseveración no fue bien recibida por los representantes de países y ONG que cada año contribuyen a diversos programas antipobreza de la ONU, ni por las miles de personas que trabajan en los diversos proyectos y programas de la organización cuyo objeto es aliviar la pobreza, combatir el hambre, erradicar las enfermedades y promover la educación, entre otras cosas.

¿La razón del malestar? Que no es cierto lo que dijo AMLO, quien aparentemente olvidó o ignora que hay varias agencias de la ONU cuyo principal objetivo es combatir la pobreza. Entre ellas:

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD): “presente en unos 170 países y territorios, en los que trabaja para erradicar la pobreza, reducir las desigualdades y fomentar la resiliencia. Desempeña un papel clave para ayudar a los países a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible”. En 2020 ejerció un presupuesto de 5,600 millones de dólares y ayudó a cientos de millones de personas.

Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF): “trabaja en 190 países y territorios para salvar las vidas de los niños, para defender sus derechos y ayudarles a desarrollar su máximo potencial”. Su presupuesto en 2020 fue de 7,219 millones de dólares que utilizó para mejorar la calidad de vida de cientos de millones de niños; 30.5 millones de bebés nacieron en centros de salud que reciben su apoyo.

Programa Mundial de Alimentos (PMA): “es la agencia humanitaria más grande del mundo. Cada año, alimenta a casi 100 millones de personas en unos 88 países a través de distribuciones de comida o efectivo y más. El PMA recibió el Premio Nobel de la Paz en 2020”. El presupuesto que ha ejercido durante 2021 es de 7,484 millones de dólares.

Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que “dirige esfuerzos internacionales en la lucha contra el hambre”. Su presupuesto 2022-2023 es de 3250 millones de dólares.

Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), que “se ha centrado únicamente en la reducción de la pobreza rural, en trabajar con poblaciones rurales pobres en países en desarrollo con el fin de eliminar la pobreza, el hambre y la malnutrición; en aumentar su productividad y sus ingresos y en mejorar su calidad de vida”. En 2020 ejerció un presupuesto de 7,500 millones de dólares para apoyar a 123 millones de agricultores.

Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), que “es la agencia especializada que promueve el desarrollo industrial y busca reducir la pobreza, la globalización inclusiva y la sostenibilidad del medio ambiente”. En 2021 está apoyando 695 proyectos con un valor total de 1,327 millones de dólares.

Y hay otras más, entre ellas, el Banco Mundial.

Sobre la ONU y sus acciones para erradicar la pobreza, los datos que yo tengo son diferentes a los que tiene Andrés Manuel.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.

Lee más de este autor