Es lamentable que en el tema de SARE nadie supo y nadie vio. Esta constructora llegó a las nubes, pero su declive comenzó hace un año y los inversionistas minoritarios son los que salen afectados.

Otra vez veremos un caso como el de Ficrea, donde las autoridades de la CNBV, al mando de Juan Pablo Graf, y en esta ocasión la BMV, que dirige Marcos Martínez, pudieron dar aviso y no se actuó, o será que la orquesta estuvo bien planeada que ni los directivos quieren dar la cara.

Irregularidades hay muchas. No existe liquidador validado por el Instituto Federal de Especialistas de Concursos Mercantiles (Ifecom), al mando de Luis Manuel Méjan Carrer. No hay conciliador asignado para SARE por el Ifecom. Por lo tanto, se infiere que tampoco han iniciado proceso alguno de concurso mercantil, y lo han hecho creer con juegos de palabras como “eventual liquidación”.

Si ya no están operando, ¿por qué no han empezado el concurso mercantil?

Son más de cien inversionistas minoritarios, pero aunque fuera uno, la realidad es que la autoridad debería tomar cartas en el asunto.

Los abogados a los que se han acercado los inversionistas minoritarios buscan cobrar 20 mil, claro, dólares, sólo por la asesoría. Todos quieren hacer su agosto.

Cuando, y de acuerdo con la consulta de especialistas, procedería una demanda por violación al mercado de valores; por posible administración fraudulenta, o bien, se podría iniciar un proceso de levantamiento del velo corporativo. En fin, mientras no se tome el tema con la seriedad que merece, no habrá ningún proceso, y podrán pasar los años y se le dará carpetazo al tema.

Pero hay cosas que no cuadran, las vea como las vea, por ejemplo, que el presidente del Consejo de SARE, Guillermo Guzmán Cuevas, tenga un negocio como proveedor de SARE, o que, en el acta de acuerdo de asamblea, la cual tenemos en nuestro poder, queda claro que Typhoon se fusiona con GRABASA poco antes de que se suscitara la resolución del embargo. En ese documento aparece la firma de uno de los que pertenecían al Consejo de Administración de SARE.

Otra, es que en FABRICASA, de acuerdo con los documentos en mi poder, Guillermo Guzmán Cuevas es el socio mayoritario.

En este tema, en el que se ve involucrado uno de los integrantes del Consejo directivo, también aplica para el secretario del Consejo, quien tiene un despacho que da asesoría al socio mayoritario de SARE.

Lo mismo con Fernando González Reyes, quien aparece promoviendo el acuerdo de fusión de Typhoon con las empresas Grabasa, y otras dos, donde, como ya le había dado cuenta, es socio Typhoon, la cual, por cierto, es una de las empresas que embargan y demandan a SARE. Vaya estrategias, son juez y parte, afectados pero beneficiarios. Será que la CNBV de verdad actúe, o sólo veremos cómo corre el tiempo hasta que los inversionistas minoritarios se aburran o dejen de alzar la voz.

Codere al NASDAQ. Quien entra a los mercados accionarios, pero de Estados Unidos, es Codere, al mando de Vicente Di Loreto, cuya firma operadora de juegos en línea se fusionará con DD3Acquisition Corp II, bajo la dirección de Martin Werner. Las apuestas deportivas en México serán el mercado a detonar. Un mercado apetitoso de una empresa, ahora con un valor de 350 millones de dólares.

Marielena Vega

Conductora

Salud, dinero y negocios

Socia Cofundadora, y conductora del programa de radio Salud, Dinero y amor. Programa de finanzas, negocios, economía y bienestar.

Lee más de este autor