Hace unas semanas, el banco de inversión JP Morgan publicó su Guía Cuantitativa para el Mundial 2010 , donde lleva a cabo un minucioso análisis cuantitativo que busca predecir los resultados y el ganador de la Copa del Mundo Sudáfrica 2010. Para los que nos gusta el futbol y el análisis financiero, el ejercicio de JP Morgan resulta sumamente interesante, ya que utiliza una metodología típicamente reservada para analizar y predecir el comportamiento de instrumentos financieros.

El estudio es relevante por dos razones, el exitoso historial que JP Morgan ha tenido usando modelos de este tipo en el ámbito financiero y la gran cantidad de estadísticas e información cuantitativa que existen en algunos deportes como el futbol que facilitan este ejercicio.

El modelo de JP Morgan tiene cuatro fuentes de información como principales factores de determinación en su modelo: 1) Una amplia muestra de las probabilidades de ganar asignadas a cada equipo por casas y sitios de apuestas; 2) La clasificación oficial de la FIFA; 3) Resultados de Mundiales anteriores, y 4) Resultados de la etapa clasificatoria para este Mundial.

Asimismo, se incluyen factores adicionales más cualitativos, pero que respetan el principio de formular un modelo matemático. La información que se introduce al modelo busca reflejar la solidez fundamental en combinación con el estado actual de cada equipo, para predecir sus probabilidades de triunfo en cada encuentro. Los autores del modelo están ampliamente conscientes de que esto sólo se trata de un ejercicio teórico; sin embargo, los resultados son muy interesantes.

El modelo reconoce que el equipo más fuerte en la Copa del Mundo es Brasil seguido de España, Inglaterra y Holanda. Sin embargo, una vez que se aplica el modelo a la predicción de resultados de cada partido, los resultados reflejan que el equipo más fuerte no necesariamente será el ganador del Mundial.

Con base en los resultados de cada partido, JP Morgan predice que los equipos que avanzarán a la ronda de octavos de final en primero y segundo lugar de cada grupo serán: Francia y México (Grupo A); Argentina y Grecia (Grupo B); Inglaterra y Eslovenia (Grupo C); Alemania y Serbia (Grupo D); Holanda y Camerún (Grupo E); Italia y Eslovaquia (Grupo F); Brasil y Portugal (Grupo G), y finalmente España y Chile (Grupo H).

En los octavos de final, Francia derrotaría a Grecia, Inglaterra a Serbia, Eslovenia a Alemania, Argentina a México, Holanda a Eslovaquia, Brasil a Chile, Italia a Camerún y España a Portugal. Esto nos dejaría con unos cuartos de final donde Holanda derrotaría a Brasil (en penales después de empatar en tiempo reglamentario), Inglaterra a Francia, Eslovenia a Argentina (en penales) y España a Italia.

En las semifinales, Inglaterra derrotaría a Holanda en penales y España a Eslovenia dejándonos con una final entre Inglaterra y España que sería ganada por los ingleses.

En el caso de México, el Mundial empezaría con una victoria ante Sudáfrica, una derrota ante Francia y un triunfo ante Uruguay, pero México quedaría en segundo lugar de su grupo, ya que JP Morgan pronostica que Francia ganará sus tres partidos. México se enfrentaría a Argentina en los octavos de final como lo hizo en Alemania 2006 y de nuevo sería derrotado por la albiceleste.

Tal vez la sorpresa más grande de los resultados no es el triunfo de los ingleses, sino la llegada a semifinales de un equipo como Eslovenia, una exprovincia de la antigua Yugoslavia que hoy es un país con apenas 2 millones de habitantes que frecuentemente es confundido con Eslovaquia.

Tomando en cuenta las variables que incluyó JP Morgan en su estudio, debe haber pesado mucho la exitosa campaña clasificatoria que llevó a cabo Eslovenia, dejando fuera a Rusia y la República Checa del Mundial, su notable mejoría en el escalafón de la FIFA y en los momios de las principales casas de apuestas en los últimos meses y el factor suerte.

Si usted le tiene fe al análisis cuantitativo, no sería una mala idea apostar a que Eslovenia llega a los cuartos de final o inclusive a las semifinales, los momios son 15 a 2 y 25 a 1, respectivamente. Para comparación, los momios para que México llegue a las mismas instancias son 7 a 2 y 12 a 1.