Si este principio de año las conversaciones se tornan monótonas, poco interesantes o gravitan hacia refritos políticos, aquí le comparto algunos datos que sin duda sorprenderán a más de uno de sus interlocutores.

Según datos de la Global Systems for Mobile Communications (GSMA), actualmente hay más de 8,918 millones 157,500 líneas celulares activas en el mundo hoy en día. Si tomamos en cuenta que el último censo de la ONU es de 7,687 millones 783,109 habitantes, este dato significa que hoy en día hay las líneas celulares superan por más de 1,000 millones a la población mundial.

Otro dato sorprendente; la misma fuente estima que hay al menos 5,123 millones 988,900 suscriptores únicos, o usuarios. Esto significa que más de 65% de la población mundial cuenta con una línea celular propia. Sin lugar a dudas, esta proporción sigue aumentando año con año y la penetración hacia menores de edad y adultos mayores también esta creciendo. De esta forma es factible que pronto nos acerquemos a un porcentaje muy cercano a la totalidad de la población.

Increíble pensar que todos los gadgets electrónicos como los teléfonos celulares, tablets, y smartphones están creciendo cinco veces más rápido que la población mundial y que en tan sólo 30 años la cifra fue de cero a más de 7,200 millones.

A este ritmo de crecimiento antes de que termine el primer semestre del 2020 existirán ya más gadgets que personas en el mundo. Desde luego esto no quiere decir que cada persona del mundo tendrá un aparato o teléfono celular. De hecho, el mayor crecimiento que se espera que el mundo observe en la próxima década en cuanto a estos aparatos se refiere vendrá de conexiones entre dos aparatos. Por ejemplo, autos que estarán haciendo conexiones con otros aparatos del usuario o de algún tercero.

En fin, en esta década que comienza con el advenimiento de la 5G y el continuado desarrollo del Internet de las Cosas, el crecimiento de todos estos aparatos, conexiones e incluso líneas por mucho superará a la población mundial y nos traerá sorpresas que hoy quizá, sólo algunos conozcan y otros pocos imaginen.

En Estados Unidos se estima que la vida útil de un teléfono celular en promedio es de 18 meses. La gran mayoría de los hogares aún no toman en serio los programas de reciclaje de celulares o tablets viejos o inoperables, lo cual significa que hay cientos de millones de celulares guardados en cajones o cajas de los hogares esperando ser reciclados o tirados en un basurero.

La diferencia entre estos dos destinos, a largo plazo para el medio ambiente es enorme, pues como todos sabemos algunos de los componentes de estos aparatos suelen ser tóxicos y otros no son biodegradables. En esta década que iniciamos, será crucial discutir, reflexionar, regular y dirigir el destino que damos a estos aparatos después de haber cumplido su vida útil.

[email protected]

Antonio Aja

Columnista

Showbiz