Es probable que la caída de la actividad económica, con al menos 8% en este 2020, sea la más pronunciada que ha tenido México en los últimos 25 años.

En 1995 con el impacto a la banca, el PIB descendió 6.22% y en el 2009 con la crisis subprime, 5.95%, con una recuperación gradual en los años subsecuentes.

El factor nodal para esto último fue la aplicación de medidas contracíclicas, tanto monetarias como fiscales que implementaron Ernesto Zedillo y luego Felipe Calderón, con el apoyo de Guillermo Ortiz y Agustín Carstens, respectivamente.

Es el camino neoliberal que cuestionó Andrés Manuel López Obrador, nada lejano a lo que ahora mismo implementan EU, GB, UE, Japón e inclusive AL.

Por desgracia aquí el presidente renunció a ello, lanzándose la moneda para un golpe que para todos será más severo, y lejos de ser transitorio, ya que las secuelas las veremos en el 2021 y en muchos sectores en el 2022 al destruirse empleos, la inversión y debilitar más el consumo por el daño al aparato productivo y al sector financiero.

A diferencia de otras crisis, ni siquiera el comercio exterior, otro motor, ayudará a amortiguar, puesto que la economía de EU también decrecerá o avanzará lento. Agregue la reconfiguración de las cadenas de suministro globales por efecto de la emergencia sanitaria.

Ya se imaginará el desconsuelo que había ayer en el sector privado. Si desde el fin de semana existían recriminaciones contra la política negociadora de Carlos Salazar, en las últimas horas la efervescencia se ha elevado.

Hasta ahora nulos resultados en las gestiones con AMLO y peor aún con Alfonso Romo para influir en los temas nodales frente a un gobierno en el que prevalece la ideología.

Le platicaba que Coparmex, de Gustavo de Hoyos, ha analizado abandonar el CCE. Según esto no lo hará por ahora, ya que al dividir la IP se debilitará más. Otros organismos, aunque no lo expresan públicamente, están en la misma tesitura contra una estrategia negociadora estéril.

De hecho se cree que fue un error que el jueves sólo fueran cuatro miembros del CCE a platicar con el presidente, máxime que la visión de Concamin, de Francisco Cervantes, el CMN, de Antonio del Valle, y la ABM de Luis Niño de Rivera, no representa a toda la membresía.

Así que en medio de una profunda crisis hay enojo y recriminaciones en la IP con la exigencia de levantar la voz más alto.

Asamblea de ANTAD y empujan plan de alivio

La semana pasada la ANTAD, de Vicente Yáñez, realizó por vía digital su asamblea. Más allá del frustrado plan de emergencia gubernamental el comercio ya había decidido implementar un programa denominado “Cadena de alivio”, no sólo para apoyar a sus colaboradores y empacadores de la tercera edad, sino también a sus proveedores mediante el plan “Pymes preferencia”. Se adelantarán pagos a un plazo no mayor de 30 días a fin de dar liquidez. En los centros comerciales se reprogramarán las condiciones contratadas. El esfuerzo involucra 800,000 empleos directos y tres tantos más si se incluyen indirectos, ligados con la cadena de suministros.

Perdería turismo sólo en abril 240,000 mdp

La gravedad de que no haya un plan de emergencia por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador queda al descubierto en el análisis que realizó el Centro de Investigación y Competitividad Turística Anáhuac, que dirige Francisco Madrid. Sólo en abril y un escenario en el que se cancela 75% de viajes domésticos y 80% hacia México, se perderán 240,000 millones de pesos, cifra 25% más alta que el costo de la refinería de Dos Bocas, 1.7 veces más que lo que se invertirá en el Tren Maya. Obvio, sólo en un mes para un rubro que aporta 8.7% del PIB y que ocupa a 4.1 millones de personas. Golpe seco y sin paracaídas.

Alberto Aguilar

Periodista y Economista

Nombres, Nombres y... Nombres

Periodista y economista. 40 años de carrera. Fundador de Don Dinero.