El domingo pasado, se llevó a cabo la ceremonia número 93 de la entrega de los Oscares por la cadena ABC. 

Tristemente, según cifras preliminares de Nielsen, en Estados Unidos solamente un promedio de 9.85 millones de espectadores sintonizaron para ver el esperado evento mediático de los Oscares, o un rating de 1.9 entre adultos de 18 a 49 años. Este dato representa una caída de 58.3%, o de 13.75 millones de espectadores con respecto al año pasado. Según datos de Variety, la ceremonia del año pasado fue vista por 23.6 millones de espectadores según las listas nacionales rápidas ajustadas por zona horaria de la noche. Y en 2019  29.6 millones de espectadores y un rating de 7.7  entre el mismo grupo demográfico.

¿Será este el final de esa espectacular fiesta que los amantes del cine esperaban con gran ansiedad y emoción? Desde luego, el humor, las finanzas y en general las preferencias y prioridades de las audiencias han cambiado a raíz del advenimiento de la pandemia. Otro factor importante a considerar es las enormes limitaciones y restricciones que los productores han tenido en los últimos 14 meses para generar contenido y espectáculo. Finalmente, no olvidemos las restricciones para viajar y congregarse que también han sido un golpe fuerte para este tipo de eventos. La suerte de la entrega de los premios Grammy y los Globos de Oro también fue similarmente desangelada. Que alegría sin embargo, fue haber visto a otro mexicano galardonado, felicidades a Michelle Couttolenc.

Sin duda,  la pandemia ha sido y seguirá siendo un factor de cambio. Es factible que los organizadores de este tipo de eventos tengan que reinventar el modus operandi de los mismos para poder entregar audiencias atractivas a anunciantes que de por sí tienen su propia batalla que pelear.

En otro tema

Con respecto a la nueva sociedad entre Televisa y Univisión, los resultados preliminares han sido promisorios. Los mercados recibieron bien la noticia y las acciones en México han mantenido cerca de 30% arriba de cuando la noticia se anunció. Por otra parte, se espera que los accionistas y las autoridades de México y Estados Unidos aprueben la transacción antes de que termine el año.

Antonio Aja

Columnista

Showbiz

Lee más de este autor