En los últimos días me he dado a la tarea de investigar y de hacer un pequeño research sobre cuántas personas a mi alrededor hacen algo por sí mismas. En esta búsqueda me queda perfectamente claro que los gimnasios más allá de ser un lugar de entrenamiento son negocios.

Sin embargo, quedé sorprendido, pues además de saber que México es uno de los países con problemas de obesidad más grandes a nivel mundial, ya fomenta como país acciones de activación física a través de varios programas y en diferentes entidades, pero, a mi parecer, creo fielmente que los lugares a los que vamos diariamente para mejorar nuestra salud física también deben devolver a la comunidad un poco de lo que reciben.

Sin duda, la comunidad es parte integral y fundamental que hace que todo gire de manera adecuada y, en esta investigación, observé que Sports World realiza varias acciones en pro del medio ambiente y su entorno, lo cual considero muy importante, pues hablan de programas que van desde la niñez —donde se busca que ésta sea activa y sana— hasta temas ambientales, los cuales a muchos otros gimnasios no les preocupan.

Es fundamental que como marca se preocupen desde que el ser humano se encuentra en su etapa de mayor aprendizaje y desarrollo, pero, con este tipo de iniciativas, como la marca antes mencionada, hacemos que la gente se preocupe por ese índice de obesidad que ha aumentado en los últimos 12 años; hasta la fecha, es la única marca que se ha preocupado por combatir el tema, haciendo alianza con instituciones que tengan el correcto know-how sobre los temas que buscamos cambiar.

Poner atención también es generar acciones de fondeo en alianza con asociaciones civiles para crear proyectos que aporten valor, enfocándose en temas deportivos y de salud, siendo un programa público generado por empresas del sector privado como Sports World, avalándose en la Secretaría de Salud en la Ciudad de México.

Después de investigar, considero que es muy importante apegándonos al tema de responsabilidad social el tema personal, que destaquemos o busquemos cada que hacemos compra o uso de algún producto, que éste haga algo por el medio ambiente y que no sea sólo aquel negocio que se dedica a generar ganancias sin importarle su comunidad, pues es de quien vive totalmente.

Sobre todo, si esto se encuentra en nuestras manos, el poder apoyar e impulsar los proyectos mexicanos de no consumo masivo para que cada vez tomen más fuerza, pues es un hecho que quienes heredan el mundo de mañana son los niños de nuestro país, tomando en cuenta que el cambio siempre empieza por uno mismo.

Con este tipo de acciones y enfoques, haremos que cada vez mejore nuestro país. ojo, no hablo de investigar toda la lista de productos que compras en el súper ni indagar uno a uno en su página, pero es cierto que hay productos que consumimos, casi diario, y los cuales se encuentran dentro de nuestros gastos designados que deberían estar haciendo algo por el entorno, por el medio ambiente.

La responsabilidad social de manera personal haría y generaría un cambio en todas las personas si nos encargáramos de difundirla, de apoyar acciones que de modo personal sepamos que generan un cambio en la sociedad y que seamos más sensibles y abramos los ojos de tal manera que podamos percibir que la ayuda está en nosotros y no en los demás, que no es necesario que alguien te ayude para después ayudar, que no es necesario que alguien te dé para que puedas regresarlo y, sobre todo, que no todos nos encontramos en la misma situación.

contactohugoreynoso@gmail.com