Aunque como estudiante un semestre puede parecer largo, resulta muy limitado para poder transmitir de una manera distinta (sin fórmulas, sin apuntes, sin memorizar) todo lo que quisiéramos.

El que enseña aprende dos veces.

Anónimo

RESPONSABILIDAD SOCIAL. Este mes de agosto, SNX, Constructores de Patrimonio iniciará como cada segunda mitad de año su participación en el Programa Asignaturas Empresariales y Organizacionales que la máxima casa de estudios del país, la Universidad Nacional Autónoma de México lleva a cabo a través de la Facultad de Contaduría y Administración. SNX diseñó el contenido de una materia titulada Inversión Patrimonial que busca transmitir a jóvenes mexicanos las bases, elementos, metodologías y experiencias necesarias para su incorporación exitosa la muy necesaria y descuidada actividad de inversión.

OPORTUNIDAD. Esta extraordinaria oportunidad nos permite identificar el enorme interés de las nuevas generaciones del país por estos temas y en consecuencia, la también enorme responsabilidad del gremio de transmitir las verdaderas bondades de la inversión bursátil en México y acabar pronto con la aún equivocada impresión de juego-apuesta que algunos siguen asociando a la Bolsa.

DESDE NUESTRA AULA. Aunque como estudiante, un semestre puede parecer largo, resulta muy limitado (cuatro horas a la semana) para poder transmitir de una manera distinta (sin fórmulas, sin apuntes, sin memorizar) todo lo que quisiéramos. Durante el desarrollo de nuestra Cátedra SNX participan actores reales del mercado (analistas, asesores, inversionistas, traders, directores de empresas en Bolsa, manejadores de fondos, etcétera). El documento a continuación comparte 10 lecciones básicas y siempre útiles a manera de recordatorio para nuestra comunidad que desarrollamos en clase.

1. Las acciones no son únicamente un pedazo de papel. 2. Existen muchas clases distintas de acciones.

3. Los precios de las acciones los determinan las ganancias.

4. Invertir en acciones es la mejor alternativa para obtener ganancias mayores a la inflación.

5. Las acciones individuales no son “el mercado”.

6. Un buen resultado pasado no garantiza un buen resultado a futuro.

7. Usted no puede determinar qué tan cara (o barata) es una acción observado solamente el precio.

8. Los inversionistas comparan el precio de una acción respecto a otros factores de la empresa para determinar su valor.

9. Un portafolio ganador (“inteligente”) con potencial de rendimiento a mayor plazo incluye siempre acciones de diferentes sectores.

10. La prioridad es disminuir el riesgo.

A continuación un comentario breve sobre cada una de estas 10 lecciones.

1. Las acciones no son únicamente un pedazo de papel. Cuando usted compra una, se convierte en dueño proporcional de una empresa, una empresa que seguramente decidió “hacer suya” al reconocer empatía y buen desempeño futuro. No se trata de una decisión menor y/o temporal.  Recuerde que cada acción representa un reclamo sobre los activos y los ingresos de su(s) empresa(s).

2. Existen muchas clases distintas de acciones. Las formas más comunes para dividir los tipos de acciones en el mercado son por tamaño (medido por capitalización de mercado=precio de la acción x número de acciones), el sector al que pertenecen y los tipos de patrones de crecimiento. Los inversores se refieren en ocasiones a empresas de gran tamaño o gran capitalización (large cap) y/o acciones de empresas de tamaño menor y/o pequeña capitalización (small cap). En otras ocasiones se refieren a acciones de energía o a acciones de tecnología, y también las llaman acciones de crecimiento o acciones de valor.

3. Los precios de las acciones los determinan las ganancias. En el corto plazo, gran parte del comportamiento del mercado se explica por el entusiasmo, miedo, rumores y “noticias”. En el largo plazo, sin embargo, son principalmente los resultados financieros de las empresas, en particular los crecimientos en las ganancias (utilidades) de las compañías en Bolsa lo que determinan si el precio de la acción sube, baja o se mueve de manera lateral. Entre el tipo de ganancias o utilidades las de carácter operativo (EBITDA) resultan de mayor importancia pues se relacionan de mayor manera con la verdadera naturaleza del negocio, es decir, con la demanda y oferta del producto, su capacidad de adecuar precios, su capacidad instalada y su eficiencia en costos para maximizar márgenes.

4. Invertir en acciones es la mejor alternativa para obtener ganancias mayores a la inflación. Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, a través de muchos ciclos de alza y baja, las acciones de empresas “grandes” en el mercado de EU han promediado ganancias anuales en dólares cercanas a 15 por ciento. En México, el Índice de Precios y Cotizaciones promedia desde hace muchos años ganancias anuales de 13.0 por ciento. Ambos rendimientos han resultado ser muy superiores a la inflación y a las tasas de interés de bonos, bienes raíces y otros vehículos de ahorros en cada uno de estos países. Como resultado, se concluye que invertir en acciones es la mejor manera de crear patrimonios y construir metas a largo plazo como por ejemplo una buena jubilación a una edad “temprana” (50).

5. Las acciones individuales no son “el mercado”. Recuerde bien esto, las acciones de una buena empresa pueden subir incluso cuando el mercado está cayendo, mientras que un institución con fundamentos débiles puede bajar incluso cuando el mercado está en pleno auge (alza). En México, el comportamiento del índice bursátil se explica en más de 60.0% únicamente por siete emisoras (la telefónica América Móvil, FEMSA, el grupo financiero GFNorte, la minera GMéxico, la de medios Televisa, la comercial Walmart, y la cementera Cemex). Esta muestra se revisa cada año, está conformada por 35 emisoras de un total de casi 140 empresas en el mercado.

6. Un buen resultado pasado no garantiza un buen resultado a futuro. Los precios de las acciones se basan en proyecciones de ganancias (utilidades) futuras. Una buena trayectoria en el precio en el pasado es importante, pero no garantiza que eso deba mantenerse. Incluso las mejores empresas pueden caer. Un indicador importante para la selección de emisoras es el precio objetivo de la emisora. Éste es determinado por un profesional que realiza modelos profundos de valuación para determinar el valor de una empresa en el tiempo.

7. Usted no puede determinar qué tan cara (o barata) es una acción observado solamente el precio de mercado. Porque el valor de una acción depende de las ganancias. Una acción en 200 pesos será más barata que una de 100 pesos si las ganancias anuales de la primera son 100 pesos y de la segunda 10 pesos. Es decir, el accionista de la primera tiene una rentabilidad de 50% mientras que en la segunda es de 10 por ciento. Ésta es una de las equivocaciones más frecuentes en el mercado: confundir el valor con el precio. La relación entre estos indicadores (Precio/Utilidad por acción) se conoce como “múltiplos”. Una empresa con un precio de 10 pesos y una utilidad de 2 pesos tiene un múltiplo de 5x (10/2=5). Esto significa que si la empresa puede generar utilidades anuales de 5 pesos y repartirlas vía dividendo a los accionistas, el accionista recuperaría su inversión (los 10 pesos que pagó por la empresa) en cinco años. Entre menor es el múltiplo, más alta la rentabilidad y en consecuencia el atractivo.

8. Los inversionistas comparan el precio de una acción respecto a otros factores de la empresa para determinar su valor. Completamente relacionado con el punto anterior. Para tener una idea de si una acción esta sobre o subvaluada (“cara” o “barata”), los inversionistas comparan su precio vs los ingresos, ganancias, flujo de caja y otros criterios fundamentales. Comparar las expectativas de rendimiento de la empresa vs los de su industria o sector es también una manera adicional de decidir. Las empresas que participan en industrias de crecimiento lento son juzgadas diferentemente de aquellas cuyos sectores son más robustos y/o dinámicos.

9. Un portafolio ganador (“inteligente”) con potencial de rendimiento a mayor plazo incluye siempre acciones de diferentes sectores. Como regla general, es mejor diversificarse en varias industrias diferentes como un elemento básico para disminuir el riesgo. De esa manera, si un área de la economía general entra en problemas, habrá otras que sirvan de apoyo (“no poner todos los huevos en el mismo cesto”).

10. La prioridad es disminuir el riesgo. La mayoría de las “historias de terror” que usted ha escuchado de inversionistas en Bolsa se relaciona con el hecho de haber dado prioridad a la búsqueda de una ganancia rápida que al cuidado del riesgo. El riesgo se incorpora muchas veces de manera inconsciente y el entusiasmo no permite identificarlo. Recuerde que invertir con éxito consiste en tomar decisiones hoy, que a futuro sean certeras, pero como nadie puede predecir con exactitud el futuro, entonces el riesgo es inevitable. En Bolsa, no es difícil identificar acciones con potencial de alza. Si usted las identifica consistentemente, sus resultados serán buenos, pero, será difícil que logre mantener un paso exitoso por un periodo largo si usted no está dispuesto a asumir determinados riesgos. Por ello, el primer paso de un inversionista exitoso consiste en entender el riesgo, el segundo, identificar cuando el riesgo es alto, y el tercer paso es saberlo controlar. Las cuatro fases en las que el riesgo se presenta en un inversionista en Bolsa son: 1) Cuando decide qué proporción de un portafolio total invertir en Bolsa; 2) Cuando decide cuáles empresas seleccionar para su portafolio; 3) Cuando decide cuántas y en qué proporción distribuir las emisoras asignadas; y 4) Cuando decide en qué momento aumentar o disminuir sus exposiciones. En SNX llevamos a cabo la metodología de inversión llamada C4, orientada precisamente a disminuir riesgos de manera sencilla en cada fase.

Es Socio Fundador de SNX, Constructores de Patrimonio. Puedes escribir tus comentarios y dudas al correo [email protected]