Mientras muchos mexicanos son distraídos con asuntos irrelevantes como la rifa del avión presidencial, en los temas de fondo, el país enfrenta pérdidas que superan exponencialmente el valor del mismo.

No merece nuestra atención ni consideración quien, lejos de gobernar de manera responsable, se dedica a mentir sistemáticamente para distraer de lo que es realmente importante. México sufre la desgracia de un gobierno incompetente rebasado por una realidad que empeora con cada mala decisión que toman. No obstante, ante cada coyuntura importante o de riesgo, su respuesta es levantar cortinas de humo.

Mientras se avanza una agenda de temas que atentan directamente contra los derechos de todos los mexicanos, sugerir una rifa de un avión que no le pertenece refleja cinismo y corrupción sin precedente.

Los medios y las redes sociales no dejan de hablar sobre “la rifa del avión presidencial”. Seguirle el juego a quien se atreve a plantear semejante tontería supone caer en su trampa y entrar en su dinámica perversa de manipulación y control mental de las masas.

Mientras se distrae a una mayoría con asuntos irrelevantes, en los temas de fondo, el país enfrenta pérdidas que superan exponencialmente el valor del avión presidencial. Pero si insisten en hablar de rifas, yo propongo ir más allá.

Rifársela significa arriesgarse. Hoy es un gran momento para que nuestro ingenio, creatividad y energía nos impulsen a asumir riesgos que aún no hemos querido abrazar. Ante una realidad en la que unos cuantos se empeñan en debilitar nuestras instituciones para minarlas, cooptarlas y destruirlas; en un país en el que persisten la inseguridad, la violencia, la pobreza, la injusticia, la desigualdad y el gobierno es incapaz de enfrentar y resolver estos desafíos, nuestra apuesta tiene que ser rifárnosla para hacer que todo esto cambie.

Seguir el juego de mentes tan limitadas que piensan en “rifas” cuando lo que se necesita es tomar decisiones contundentes, no es opción. Lo que toca es rifárnosla, cambiar nuestros pensamientos y nuestro lenguaje para que nuestra energía sea siempre positiva, para construir una narrativa de posibilidades compartidas que nos lleve a emprender acciones que resuelvan, mejoren y transformen a México. Tenemos todo para hacerlo, por eso no permitamos que mentes tan limitadas nos hagan pensar en fantasías ¡cuando la realidad nos exige rifárnosla!.

Las personas que más he admirado y de quienes más he aprendido tienen algo en común: se la han rifado por una causa más grande que ellos mismos. Han creído en sí mismos y en el país, han asumido riesgos para abrir nuevos caminos, para demostrar que todo es posible, para crear, emprender, innovar y transformar una realidad que han mejorado con su propio talento y su capacidad de entusiasmar y empoderar a quienes los rodean.

Pensemos y definamos cómo sí lograr que las cosas sucedan a pesar de un gobierno de cuarta que fantasea mientras pretende rifar y dejar nuestro futuro al azar. No lo permitamos. Somos muchos, y mucho más capaces de hacer el bien. Deja de ver las conferencias mañaneras y de hacer eco a quien no merece tu atención. Si vas a hacer algo, empieza a rifártela por México. ¡Ésa es tu mejor y mi mejor apuesta!

Twitter: @armando_regil

Armando Regil Velasco

Licenciado en Negocios Internacionales

Ágora 2.0

Licenciado en Negocios Internacionales graduado con mención honorífica por el Tec de Monterrey. Estudió Economía y Políticas Públicas en Georgetown University. Cuenta con diversos diplomados de institutos como: la University of International Business and Economics de Beijing.