En el segundo debate entre los candidatos a la Presidencia de la República, al momento en que Andrés Manuel López Obrador recurrió a la portada de la revista Proceso, que comenzó a circular ese día, en la que se mostraba una imagen de Ricardo Anaya con su esposa Carolina Martínez, y debajo la leyenda: “Los turbios ingresos de los Anaya”; al candidato del PAN-PRD y MC se le iluminó la cara y en su rostro brotó una sonrisa triunfal, sin dejar de sonreír y con la mirada fija en su oponente que mostraba la carátula de la publicación, como prueba de la corrupción del más joven de los candidatos; Anaya buscó algo entre sus armas gráficas. Enseguida, el sonriente Anaya sacó una cartulina con dos gráficas en donde estaban pegadas dos portadas, de diferentes fechas, de la misma revista que empuñaba el tabasqueño. Las gráficas mostradas por el queretano, con las menciones de Proceso, estaban dedicadas, una al puntero de las encuestas y, la otra, al postulante del PRI que no es priista. Para mí fue un misterio saber el verdadero motivo por el que Anaya llevaba en su arsenal gráfico estas dos tapas y les diré por qué.

El exjefe de gobierno del antiguo Distrito Federal mostró la revista Proceso, número 2168, que comenzó a circular el día del precitado debate, como una prueba de la corrupción de Ricardo Anaya. De la página 6 a la 10 del precitado semanario se lee un reportaje firmado por Álvaro Delgado. Transcribo el sumario: “El lunes 14, en entrevista televisada, el candidato presidencial Ricardo Anaya sostuvo que entre él y su esposa ganan 400 mil pesos mensuales, lo mismo que había dicho ganar, en promedio, en 2016. De ser cierta esta afirmación, la pareja habría acumulado 19.2 millones de pesos entre 2013 y 2016, período en que la esposa del panista recibió en su cuenta bancaria más de 28 millones de pesos. Es decir que la ciudadanía sigue sin saber cuáles son los ingresos reales —y de dónde vienen— del hombre que pretende gobernar México, pese a estar involucrado en un escándalo de lavado de dinero”. (No todo lo que lee el redactor de estas líneas lo cree a pie juntillas, pero, si lo transcrito se tratara de un infundio, lo menos que puede esperarse es una demanda por difamación hacia la revista por parte de Anaya).

¡Insolting and unacceptabol!

En la portada de la susodicha revista, mostrada por el candidato queretano, en la que se alude a López Obrador, es el número 2155 que comenzó a circular el 18 de febrero del 2018, en ella se ve la imagen del candidato de Juntos Haremos Historia, con su mano derecha en el mentón y la mirada hacia arriba como si estuviera leyendo el encabezado de la nota principal que anuncia la carátula: “Los ricos de López Obrador”. En interiores —página 6 a las 12— viene un reportaje de Arturo Rodríguez García, en el que se enumera a varias personalidades, entre los considerados hombres ricos del país, que apoyan a López Obrador, como Miguel Torruco, consuegro de Carlos Slim Helú y suegro de Carlos Slim Domit, quien reveló al reportero la buena relación que AMLO tiene con miembros del sector privado como Esteban Moctezuma Barragán, cercano a Ricardo Salinas Pliego, dueño de TV Azteca; Marcos Fastlicht, suegro de Emilio Azcárraga Jean; Susana Harp, sobrina de Alfredo Harp Helú de Banamex. También la nota expresa el apoyo que tiene el representante de Morena de personas acaudaladas en el Norte del país como el coahuilense Armando Guadiana y el bajacaliforniano Jaime Bonilla, así como su infaltable porrista Alfonso Romo. Torruco reveló que entre la clase empresarial hay muchos simpatizantes del tabasqueño que no hacen pública su preferencia para no enfrentar la venganza del poder corrupto. (No encuentro en lo anterior ninguna manifestación de corrupción por parte de Andrés Manuel, como para mostrarla para desprestigiarlo en el debate).

Por lo que respecta a la portada de la misma revista que tenía preparada para denostar a José Antonio Meade, el ejemplar correspondía al número 2156 que empezó a circular el 25 de febrero del actual año, en ella se ve al susodicho candidato Meade conversando con Rosario Robles, arriba de los platicadores se lee: “Corrupción en Sedesol y Sedatu. Pacto de impunidad”. No voy a entrar en detalles sobre la nota interior. Es en la misma portada mostrada por Anaya donde se pone en evidencia de lo que es capaz el arribista panista para salirse con la suya. La mentada portada traía un cintillo arriba del logotipo con la leyenda: “El frente de Anaya también recluta fichas negras”. Antes de pegar la multicitada carátula a la cartulina, Anaya tuvo el descaro de recortar el cintillo en el que se expresaba una opinión en su contra.

Por lo anterior nos damos cuenta de que la capacidad de mentir y de manipular de Ricardo Anaya es inaudita. Si eso hace de candidato no quiero pensar en lo que podría ser capaz de hacer como presidente. Hombre joven con mañas de los más vetustos dinosaurios. ¡Cuidado!

WhatsApp

-Oye, después de tantas noches que hemos pasado juntos, ¿tú y yo qué somos?

-Veladores, pendejo.

[email protected]

Manuel Ajenjo

Escritor y guionista de televisión

El Privilegio de Opinar

Guionista de televisión mexicano. Conocido por haber hecho los libretos de programas como Ensalada de Locos, La carabina de Ambrosio, La Güereja y algo más, El privilegio de mandar, entre otros.