A pesar de la evidente intención del gobierno y del partido en el poder por desmantelar los órganos reguladores y aunque el panorama sigue siendo incierto, la novedad es que, al menos en el sector eléctrico, hay buenas nuevas.

Lo que es evidente es que en términos presupuestales, la mayoría de los órganos reguladores registró una notable reducción.

El peor de los casos ha sido denunciado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones, presidido por Gabriel Contreras, porque la severa reducción presupuestal —ha señalado públicamente el órgano regulador de las telecomunicaciones— pone en riesgo el cumplimiento de sus facultades. Pero en cada caso la circunstancia la viven de manera distinta cada uno de ellos.

Por ejemplo, en la Comisión Nacional de Hidrocarburos, luego de la salida anticipada del comisionado presidente, Juan Carlos Zepeda, el puesto sigue acéfalo.

CRE: tarifas, la batalla

Como le decía, amigo lector, en el sector eléctrico no todo pinta negro.

Un tema central para el sector eléctrico es que finalmente no se ha impuesto un control de precios.

Hay que recordar que en algún momento, en el contexto de la intensa crítica hacia la metodología para la determinación de tarifas que sigue la Comisión Reguladora de Energía (CRE), presidida por Guillermo García Alcocer, estuvo latente, al menos en la discusión pública, la posibilidad del control de precios. Contra los pronósticos y al paso del tiempo fue superada la tormenta alrededor de la metodología para determinar las tarifas eléctricas que, por un lado, fue intensamente criticada por el sector industrial y empresarial y, por el otro, fue severamente atacado por el nuevo director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett.

Una vez que se disiparon los rayos y centellas que se observaron en la última parte del año 2018, en diciembre, finalmente se conservó sin cambios la metodología y como lo había anticipado el órgano regulador el esquema tarifario previó ciclos al alza y a la baja.

Los embates

La CRE ha sido quizás la que mayor número de embates ha registrado. Primero fue el intento, de la “sectorización” del órgano regulador en la Secretaría de Energía; luego vino la petición de la renuncia del comisionado presidente, y posteriormente una extraña e incumplible “instrucción” desde la Secretaría de Energía, que encabeza Rocío Nahle.

Hay que recordar que, en el último mes del año pasado, la Sener —se lo comenté oportunamente en este espacio— instruyó a la CRE a que pospusiera un año la obligación de Pemex para suministrar diesel ultrabajo azufre en todo el territorio nacional a partir del 1 de enero de este año 2019. El órgano regulador rechazó la instrucción.

La CRE, hay que decirlo, fue objeto de apoyo contundente por parte de la Iniciativa Privada, en particular el Consejo Coordinador Empresarial, presidido por Juan Pablo Castañón y otros organismos nacionales e internacionales que se pronunciaron a favor de la autonomía del órgano regulador.

Hasta ahora, este órgano regulador ha sorteado con éxito la circunstancia, afortunadamente para la operación eficiente del mercado, y para los estándares internacionales en los que se valora de manera clara y absoluta la existencia de órganos autónomos que procuren la competencia.

Ojalá que frente a las circunstancias y el resultado de las medidas del regulador termine imponiéndose la realidad de su positiva existencia.

ATISBOS

BAJAS.- La Comisión Reguladora de Energía está registrando fuertes bajas entre los comisionados que integran la Junta de Gobierno.

En diciembre salió Jesús Serrano. Luego renunció Nerus Peniche, quién apenas había cumplido uno de los siete años para los que fue designado. Hasta ahora sólo son cinco comisionados. Pero la próxima semana saldrá Marcelino Madrigal, quien se va al Banco Mundial.

Y se rumora con mucha insistencia que en los próximos días anunciará su salida del órgano regulador Montserrat Ramiro.

En breve la CRE podría quedarse con sólo tres de los siete comisionados.

El presidente Andrés Manuel López Obrador tendrá que enviar las respectivas ternas y el Senado de la República tendrá que elegir.

En el Senado, al partido mayoritario Morena no le alcanzarían los votos para imponer a sus candidatos.

Requiere de las dos terceras partes de los votos y para alcanzarlos tendría que negociar con alguna otra fuerza política.

COLOCACIÓN. El equipo económico del gobierno mexicano, encabezado por Carlos Urzúa realizó una exitosa colocación en los mercados internacionales por 2,000 millones de dólares. La extraordinaria respuesta y demanda por 8,000 millones de dólares (equivalente a cuatro veces el monto emitido) y la participación de más de 320 inversionistas institucionales reflejan la confianza en la economía mexicana. Se trata de bonos globales con vencimiento en abril del 2029 que se distinguen como una referencia en el mercado de dólares a un plazo de 10 años. Ayer se lo comenté en este espacio. El rostro de México que observan los inversionistas internacionales, en términos macroeconómicos, es de confianza. Se trata de la primera salida del nuevo equipo económico a los mercados mundiales y, sin duda, fue bien recibido.

Marco A.Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.